El Sur de Chile, y 5 clásicos paseos para toda la familia

El Sur de Chile, y 5 clásicos paseos para toda la familia

Nosotras | Publicado en marzo 23, 2017

1. Valdivia y Niebla, cultura y belleza.

Siempre me ha encantado Valdivia, desde chica que mis papás nos llevaban a ver los barcos decorados en la noche valdiviana y yo soñaba con vivir en esta ciudad de ríos. No cumplí el sueño, pero cada vez que voy al sur me gusta pasar a saludarla y repetir los clásicos paseos que hacía con mi papás, ahora con mis niños.

Llegamos a medio día, con mucha hambre y nos fuimos directo a los crudos del Haussman. Lo bueno es que abrió una sucursal en la isla Teja, más grande, con espacio para niños. Según una amiga valdiviana, los crudos no son tan ricos como los del clásico local, pero eso sólo una experta lo nota. Nosotros quedamos felices y los niños felices con más espacio.

De los crudos nos fuimos a Niebla, queríamos ir a la playa, pero paramos a ver el fuerte que hace poco fue totalmente remodelado y nos impactó como quedó. Fuimos con coche y gran parte del lugar era accesible para éste. El día estaba precioso y la vista impactante. La desembocadura del río en el mar, los cañones, y el faro, nos cautivaron. Para los niños fue muy entretenido, hay un lugar donde se pueden poner vestidos de la época de la conquista y jugar a ser grandes conquistadores. Lo mejor, es que todo gratis, incluso el estacionamiento, ¿qué mejor?

Dejamos Niebla y volvimos a Valdivia para dar un paseo en barco. Nos subimos en la costanera, ahí mismo comparamos la oferta y optamos por uno donde pudiéramos estar en un lugar con techo y ventana, para evitar peligro y para que nuestra guagua de 5 meses estuviera más protegida del viento y del sol. El paseo fue muy entretenido, aunque algunos detalles del maremoto dejaron medios tiritones a los niños, los cisnes y lobos marinos los distrajeron. Pasamos por el criticado puente Cau Cau, y por el puente del beso del amor eterno, siguiendo todas las tradiciones locales. Así terminamos nuestro día en Valdivia, un paseo muy familiar.

NieblaNiebla2 Niebla3 Valdivia3 Valdivia

2. Costa de Osorno, Bahía Mansa y Maicolpué

De chica fui a este lugar y desde entonces se me quedó grabado como uno de los lugares más lindos que había conocido en Chile. Mar calipso, bosque nativo, y si uno tiene suerte, ballenas a lo lejos, increíble. Este verano fuimos con mi familia, la idea era quedarnos una noche, pero no encontramos alojamiento y lo hicimos por el día. El camino ya es muy lindo, y después de recorrer Bahía Mansa, llegamos a Maicolpué. Después de buscar por todos lados un lugar donde almorzar llegamos al restoran “Rayen” a la orilla de la playa y tuvimos suerte, estaba lleno y justo unas personas se fueron. Almorzamos pescados y mariscos, y nos fuimos directo a la playa donde nos instalamos a descansar toda la tarde. El día nos acompañó, hasta nos bañamos (el mar es precioso pero congelado!).

Bahía Mansa3 Bahía Mansa

3. Museo ferroviario Pablo Neruda, en Temuco

Este museo es como Fantasilandia para un niño fanático de los trenes. Tiene distintos ejemplares, algunos donde uno puede subirse a mirar, un tren presidencial y una Casa de Máquinas, donde hay diferentes trenes estacionados, igual que los monos animados de trenes, pero en formato real. Fuimos en familia y todos disfrutamos, y cuando fuimos supimos que dos días después sacaban la locomotora a vapor y ésta hacía un pequeño viaje a Victoria, nos entusiasmamos y volvimos a ver su salida. Fue como volver al pasado, una estación llena de humo, mucho ruido y mucha emoción. Los niños asombrados, una asustuda y el otro alucinando. Un recuerdo que, sin duda, será difícil de borrar.

Temuco_trenes Temucotrenes2 Temuco_trenes3 Temuco_trenes (2)

4. Museo de Autos Moncopulli, en el camino Internacional, entre Osorno y Entre Lagos:

Aprovechamos un día de lluvia para conocer este Museo de autos Studebackers a pocos kilómetros de Entre Lagos y nos sorprendió por su buena calidad. Tres galpones con muchos ejemplares de Studebackers de todos los tiempos, cada uno con su descripción y foto, ambientado en el pasado, y con lugares con antigüedades, y cosas no tan antiguas pero que igual a los niños de hoy les llaman la atención: máquinas de fotos, rollos, negativos, entre otras. Así pasamos una entretenida mañana. Se agradece el aporte de estos coleccionistas que disponen al público sus fetiches.

Moncopulli2 Moncopulli

5. Disfrutar algún lago del sur:

El sur es lo máximo por sus paisajes verdes, sus bosques de árboles nativos, y sus muchos lagos y volcanes y qué mejor que aprovechar el calor del verano bañándonos en algunos de sus lagos. Si uno se informa bien, muchos de ellos tienen playas públicas y un picnic en la orilla del lago, un día caluroso, no se compara con ningún otro panorama. Nosotros fuimos este año a Calafque, y admiramos desde su playa el Volcán Villarrica.LagoSur LagoSur2

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *