El pasto de al lado

El pasto de al lado

Javiera | Publicado en noviembre 24, 2016

¿Por qué el pasto de al lado es más verde? Con mi tercer hijo me he dado cuenta que siempre estoy mirando otras edades esperando que mi hijo “crezca”, y cuando crece quiero volver a la anterior… ¿soy muy mala madre?

Por ejemplo, cuando Juan era recién nacido envidiaba a mis amigas que sus hijos ya no tomaban pechuga. Pero cuando le dejé la pechuga veía a las guaguas recién nacidas y decía “que rico cuando duermen  y toman leche nada más”. A los seis meses también veía niños que ya se movían solos y decía, qué suerte que sea más independiente…ahora que tiene un año y un mes me tiene agotada su intensidad por explorar el mundo sin conciencia del peligro…

Cuando me di cuenta de mi fenómeno “pasto del vecino” decidí hacer un cambio de switch y tratar de disfrutar lo bueno de cada etapa, asumiendo las cosas difíciles de ellas. Para eso, me hice una lista con lo bueno y lo difícil de cada uno según mi experiencia. Se las comparto por si a alguien le sirve como a mi…

BuenoDifícil
RN a 6 mesesDuermen y  comen. Se pueden dejar en un coche sin que demanden atención. Son portátiles.Dependientes de la madre y vulnerables.
6 a 9 mesesEmpiezan a interactuar, ser más entretenidos. Se sientan y juegan solos por un tiempo sin moverse. Dependen menos de la mamá.Están más tiempo despiertos lo que demanda más tiempo.
9 meses a 1 añoSon portables, divertidos y todavía no nos desafían.Empiezan a gatear y moverse por sí mismos, por lo que no se les puede quitar el ojo de encima porque no tienen conciencia de peligro.
1 a 2 añosSon más independientes, empiezan a caminar y hablar lo que es una ternura.Empiezan a querer comer solos y exploran el mundo sin noción de los miedos. Son un peligro.
2 a 3 añosUna etapa exquisita como hablan, son personas, se puede tener un diálogo con ellos, se pueden incluir a la rutina familiar más fácilmente. Empiezan a ser más autónomos.Desarrollan voluntad propia entrando a los “Terrible 2″, desafiándonos y empiezan a absorber todo lo que decimos y hacemos. No saben expresar lo que les pasa, lo que dificulta la comunicación. Etapa donde empiezan a dejar chupete, pañales, siesta…
3 a 4 añosVan al jardín lo que nos da más independencia, cada día son más autónomos, se puede tener una conversación con ellos y entienden.Son unas esponjas y repiten todo sin mucha conciencia. Tienen opinión propia y la educación se hace cada día más compleja. Empieza una mayor demanda emocional.
4 a 6 añosSon mini personas, van al colegio y son autónomos. Pueden pasar períodos más largos sin los papás. Se puede hacer casi cualquier panorama con ellos, salir a conversar solos, hay una relación más de tú a tú.Son seres más complejos, todo lo que hacemos o dejamos de hacer les afecta. Nos desafían intelectual y emocionalmente. La rutina del colegio demanda nuevas exigencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *