5 diferencias entre tener a un hijo hoy y el año 2011

5 diferencias entre tener a un hijo hoy y el año 2011

Paula | Publicado en octubre 14, 2016

Hace dos meses tuve a mi tercer hijo, Cristóbal, un guatón exquisito que no hace más que comer, dormir y reírse (y alegar también por los múltiples chanchos que tiene), él es 5 años y medio menor que su hermana Josefina, la mayor de mis hijos y aunque no es mucha la diferencia, sí he notado cambios en la época y en distintas cosas en el contexto en que ambos nacieron.

Les cuento 5 diferencias, triviales y no tan triviales entre nacer hoy,  el año 2016 y el 2011.

1) El año 2011, a principio de año no existía el Post natal de 6 meses. Mi Josefina nació en febrero y a las 12 semanas tuve que volver a trabajar. Ella tenía un problema en el corazón y por eso tuve licencia y por eso volví a trabajar cuando tuvo 7 meses, pero por ley, debería haber vuelto a las 12 semanas. Hoy, las mamás podemos elegir si volvemos a las 12 semanas medio día o a los casi 6 meses y es una gran diferencia.

2) A principios del año 2011 todavía no se masificaba el WhatsApp: hoy no nos imaginamos la vida sin WA y la maternidad sería tan distinta sin esta aplicación (para bien y para mal) pero la verdad es que a mí me es muy útil, para preguntar dudas, sentirme acompañada y estar en contacto con amigas que tal vez, por estar dedicada a mis guaguas apenas vería. El 2011, no tenía WhatsApp, solo para el grupo de trabajo de la oficina, por suerte ese mismo año ya se empezó a masificar.

3) El año 2011 daba papa sin Netflix porque todavía no se masificaba este invento increíble! Hoy, mis mejores compañeras en las noches son las series, doy papa y me levanto sin problemas ya que así también sigo viendo Velvet o Greys Anatomy (cómo nunca la había visto!!!!).

4) Cambios en la medicina. El año 2011, cuando nació la Josefina, en la clínica la acostaron de manera reclinada, como a 45 grados, porque así, decían, evitaban el reflujo. Este año, a Cristóbal, lo acostaron sin reclinar, de manera plana porque según los doctores, la reclinación hizo que algunas guaguas se fueran hacia abajo y se ahogaran al taparse con las sábanas. Y así, como a nosotras de guagua nos ponían de guata, hoy se ponen hacia arriba. Nunca pensé que en 5 años esto también podía cambiar.

5) Nuevas tiendas, esto es algo muy trivial, pero igual es un cambio. Hace 5 años en Chile no estaba ni GAP, ni H&M, ni For ever 21, hoy están todas y en varios malls, y debo reconocer que la ropa H&M de guagua es lo máximos! Les recomiendo a todas sus piluchos, que se desabrochan y no hay que sacarlos por arriba (en caso de que se ensucien eso es lo mejor) y sus patitas que tienen un elástico grande y que no apreta y donde el pie cabe de manera perfecta. Además tienen un algodón rico y un precio muy razonable. Lo mismo con la ropa para embarazada, aunque es una t1rivialidad, bienvenido H&M en la maternidad! Un gran cambio.

¿Algún otro que agregar?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *