El tercero

El tercero

Javiera | Publicado en julio 26, 2016

Ya han pasado nueve meses desde que llegó Juan al mundo y cambió nuestra composición y dinámica familiar. Él es un esquisito y rápidamente se adaptó (entregó) a sus hermanas que lo quieren y apretujan a la par (“Mi tonto lindo” como le dice la Agus (3 años y medio) mientras un abrazo se convierte en pellizcón).

Como comenté en otro post, el paso al tercero no ha sido tan difícil, un poco más de lo mismo, pero sí han habido dos cosas que han sido cambios bien diferentes:

1. Se ha criado solo. Las dos hermanas me demandan más tiempo activo, por lo que a él le quedan los ratos libres de la mamá. Gracias a la lactancia teníamos nuestros momentos sagrados y las noches… donde todavía no me perdona amanecer juntos.

2. Grupo aparte. Las niñitas son un pack, tienen el mismo horario, rutinas, y se entretienen juntas, por lo que usualmente, en ciertos panoramas o momentos del día, nos dividimos, Seba con Juan y yo con ellas, o al revés. Es cierto que falta una mano.

Pero lo mejor de ser el tercero, es que es un niño fácil y simple, no necesita gran estimulación para entretenerse, le basta con mirar a sus hermanas, no demanda demasiada atención y se deja querer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *