5 cosas del embarazo que se olvidan (y uno las recuerda cuando ya está embarazada)

5 cosas del embarazo que se olvidan (y uno las recuerda cuando ya está embarazada)

Paula | Publicado en junio 15, 2016

Es mi tercer embarazo, y tengo 30 semanas, ya debiera ser toda una experta pero la verdad es que muchas cosas que pasan en este estado se me habían olvidado y las he vivido como si fuera el primero, aunque después de un tiempo, me he dado cuenta que me han pasado todas las veces anteriores.

Ésta es mi lista de las 5 cosas que se me habían olvidado que pasaban al esperar guagua:

1) Sueño insuperable: hay que sentirlo para saber lo que es sobre todo durante los primeros 3 meses de embarazo, el sueño es insuperable. Podría haber dormido 14 horas diarias, siesta de 3 horas (todo esto imposible con dos niños de 3 y 5 años) pero de todas formas hubiera seguido con sueño. Por suerte, pasadas las 13 semanas a mí por lo menos, me vuelve el alma al cuerpo y el cansancio deja de ser tan terrible.

2) La digestión no es la misma: no es un tema agradable, pero solo lo toco como advertencia, ya que entre el fierro, las vitaminas, y la guagua misma, la digestión no es la misma. Lo bueno es que hay formas de tratarla y el Aloe vera es un buen amigo para ello.

3) La guata pesa: por suerte mis embarazos son muy buenos, en general no me dan ganas de vomitar ni nada, y así es como los tenía idealizados, y me gusta estar esperando guagua, pero también se me había olvidado que la guata pesa y cuando crece también incomoda. Si me estaciono muy cerca del auto y apenas alcanzo a abrir la puerta de éste, no quepo y tengo que hacer doble esfuerzo, y así en otras circunstancias. Nada terrible, pero son cosas que se olvidan.

4) Uno deja de verse: a estas alturas mi guata está tan grande que apenas veo mis piernas y pies, y hace cualquier cosa como encremarse o cortarse las uñas hace pesado y la pretensión queda de lado en post de la comodidad. A mí en general me encantan cómo se ven las mujeres esperando guagua y tampoco tengo problemas conmigo misma en este estado, pero sí espero algún día volver al estado normal y verme bien.

5) La emoción del movimiento: aunque esto no se olvida volver a vivirlo es muy emocionante. Nada mejor que cuando la guagua empieza a moverse y uno tiene ya la seguridad de que hay alguien ahí adentro y que tiene vida. Esto hace que valga la pena todo lo anterior y bueno, esperemos que cuando nazca se olvide lo malo nuevamente, en una de esas nos motivamos por el cuarto!

1 Comentario

  1. javiera 15.06.2016 - 17:17

    Es cierto que uno vuelve a ser primeriza, el problema es que con el “carrete” de los otros embarazos y de los hijos afuera, todos los achaques parten antes y se acentúan!!!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *