Comenzando la etapa escolar

Comenzando la etapa escolar

Nosotras | Publicado en marzo 29, 2016

Cuando los niños están en el jardín infantil, uno siente que están tan protegidos, que tendemos a relajarnos un poco. Pero cuando llega el día que se entra al colegio, se nos vienen una cantidad de responsabilidades que antes no tenían tanto peso y que ahora se deben cumplir al 100%. La Dominga entró este mes al colegio y en estas pocas semanas ya he “sentido” estas obligaciones que tendré durante los próximos 14 años:

– Horario de entrada:  en el jardín infantil, los niños pueden llegar hasta a las 9:00 a.m. y no hay problema, ahora de lunes a viernes, a las 6:30 suena mi despertador por que a las 8:00 am la Dominga tiene que estar sentada en su sala con todo listo para empezar el día. Además para evitar los tacos del sector y encontrar estacionamiento, tengo que estar en el colegio a más tardar las 7:30.

– Horario de salida: el jardín infantil al que iba la Dominga, tenía horario extendido hasta las 14:00 o hasta las 17:00. Yo siempre los dejaba hasta las 14:00 y almorzaban en el mismo jardín. Y si me demoraba un poco no era tan terrible ya que habían muchos niños que se quedaban hasta el horario extendido o iban a jornada de tarde. En cambio en el colegio, si no llego puntual, se queda prácticamente sola, y pasado cierto rato las van a dejar a la portería! Menos mal hago turno y me toca ir a buscarla solo una vez a la semana.

– Uniforme: en el jardín los niños pueden ir vestidos como quieran, por lo que no está la presión de contar siempre con una tenida especial limpia y perfecta para el día siguiente. En el colegio, se ocupa todos los días el mismo uniforme (buzo y polera), y a pesar de que compré dos unidades por prenda y que más encima una amiga me pasó algunas cosas que a su hija ya no le cabían, siento que estamos todos los días corriendo para que esté listo a tiempo.

– Ausencias: que falten al jardín un día por que están regalones o con sueño, o la abuela los invitó a pasear o nos queremos ir de vacaciones, no es tan terrible, lo que se avanza día a día es menos, ya que avanzar con niños tan chicos siempre es más lento. Pero cuando pensamos en planear unas vacaciones en período de clases estando en el colegio o faltar para regalonearla, uno se lo piensa dos veces! Tienen varias materias distintas al día y avanzan a la velocidad del rayo, por lo que me daría miedo que le costara mucho reintegrarse después de algunos días de ausencia. Lo mismo con las actividades y las interacciones con las amigas en los recreos, que cambian de un día a otro. Por otro lado es bueno que el hábito que están formando, se mantenga y se cultive.

Así como éstas, se me ocurren muchas otras diferencias, como las reuniones de apoderados, las cuotas de curso, los días de solidaridad, las colaciones, las amigas, las profesoras, etc. Es una etapa muy entretenida, pero también de mucha crecimiento y cambios, y requiere de parte de los padres de un total compromiso con la educación de los niños! Vamos que se puede!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *