Soplo en el corazón

Soplo en el corazón

Paula | Publicado en diciembre 1, 2015

Cuando nació la Josefina, hace ya más de 4 años, todo iba bien hasta que el neonatólogo nos dijo “escucho un soplo en el corazón, me gustaría hacerle unos exámenes”. Nosotros como padres primerizos no entendíamos mucho, pensamos que era algo de rutina, y la verdad es que no preguntamos más. Hasta que el doctor volvió de hacerle los exámenes y nos pidió hablar un rato. Ahí nos asustamos. Nos contó que la Josefina tenía “2 hoyitos” en el corazón, uno que en la mayoría de los casos se cerraba a los 5 días de nacer y otro distinto, que teníamos que revisar y controlar. No nos dijo mucho más y nos dio el alta al tercer día, como suele ser en casos normales.

Nosotros nos fuimos a la casa sin entender mucho, y pensando que si nos habían dado el alta era porque efectivamente todo estaba bien. Pasaron los días y la Josefina empezó a engordar, pero no lo suficiente. Fuimos a los primeros controles con el pediatra y él nos pidió exámenes cardiológicos y nos dijo que empezáramos a verla con un cardiólogo de niños. Descubrimos que la Josefina tenía una comunicación inter ventricular (CIV), es decir, un hoyito que une los de ventrículos del corazón (y por eso se escucha un soplo, aunque el soplo no es necesariamente eso, puede escucharse por diferentes razones). En algunos casos este hoyito es apenas perceptible y el cuerpo funciona como si no existiera, pero en el caso de la Josefina se empezó a notar, se agrandó un lado del corazón y eso se traducía en que su cuerpo estaba gastando mucha energía en hacerlo funcionar bien, y por eso apenas engordaba.

En una angustiosa hora al doctor del corazón, éste nos dijo que teníamos un 70% de probabilidades de operarla, nos tranquilizó diciéndonos que la operación era en la mayoría de los casos exitosa y que el tema se acababa ahí, pero que era una operación a corazón abierto y eso obviamente tenía ciertos riesgos. Nosotros no podíamos creerlo, hicimos muchos esfuerzos para que la Josefina engordara, y finalmente empezó a hacerlo. De a poquito el porte del corazón fue volviendo a la normalidad y nos salvamos de la operación. Y el 70% se volvió 0%.

Hoy la Josefina tiene 4 años y 9 meses y anualmente se hace un chequeo al corazón. Le hicimos el último este mes y por eso me animé a escribir de esto, porque estas cosas pasan y tranquiliza saber que otros han pasado por esto, y les fue bien. Cuando nosotros lo vivimos, muchas personas me llamaron para contarme su experiencia y sin duda fue un gran apoyo.

1 Comentario

  1. Maria Paz 4.12.2015 - 14:20

    Que bueno que la Josefina está bien!! Espero que sus exámenes sigan siendo siempre buenos!!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *