La Bella Italia

La Bella Italia

Andrea Fazio | Publicado en noviembre 16, 2015

Para mi cumpleaños pasado (hace un año) mi marido me regaló un viaje a Italia para irnos de vacaciones en familia.

Partimos el 24 de agosto los tres (Santino, de un año y medio, mi marido y yo) con la idea de recorrer Italia. Mi marido es italiano y su hermano vive en Siena, por lo que teníamos claro que ese era nuestro “centro de operaciones”.

Taormina

Desde que nos casamos, nuestra modalidad de viaje es sin reservar nada previamente. Esta forma nos permite movernos libremente donde queramos, sin tener que cumplir un itinerario. Entonces, para lograrlo, nuestro mejor amigo es Booking.com. Reservábamos un hotel el día anterior a llegar a nuestro destino y partíamos. Con niños, nuestra forma de viajar funciona igual porque, al ser un niño chico, no paga como extra y cabe en todas las camas matrimoniales de hotel junto con nosotros.

No es fácil viajar liviano con niños, sobre todo cuando se va por tanto tiempo, pero como nosotros teníamos la ventaja de contar con una casa, llevamos menos ropa y lavábamos a medida que ensuciábamos. Igual, recomiendo esta estrategia (lavar ropa allá) si se viaja por un tiempo largo, por lo tanto hay que contemplar una plata extra para este uso dentro del presupuesto. Si no, no hay nada que el jabón corriente y un poco de agua tibia no puedan solucionar.

Aprendí en este blog que los pañales para los niños chicos, junto con los shampoo, comidas, entre otros, no hay que llevarlos. Sólo llevar algunos pañales para el viaje en avión y estadía en los aeropuertos, pero después comprarlos allá o pedirlos por Internet para que lleguen al hotel o casa donde se vayan a alojar.

Otra cosa que hice fue llevarle a Santino algunos sobres de jugo Livean para que al principio sintiera sabores familiares. Igual, tengo la suerte de que mi hijo siempre ha sido bueno para comer y probar nuevas cosas no es un problema para él. De hecho, durante el viaje disfrutó enormemente de la gastronomía italiana, saboreando mozzarellas, prosciuttos, foccaccias y cuanta cosa apareciera delante de él. Nosotros fuimos terminando el verano, por lo que es fundamental que siempre tengan líquidos a la mano. Otro formato muy cómodo son las cajitas de jugo (que se compran en cualquier supermercado) e ir llenando la mamadera cada vez que fuese necesario. Ojo! Los jugos allá son bien concentrados, por lo que recomiendo diluirlos un poco en agua.

Para recorrer Italia, lo más fácil es arrendar un auto. Como nosotros estamos acostumbrados a recorrer grandes distancias, la mayoría de los trayectos entre ciudades importantes no nos tomó más allá de cuatro horas y media. Junto con el auto (que lo pueden arrendar en una ciudad y devolver en otra), se arriendan sillas de niños e incluso GPS. Si van a manejar, tengan efectivo a mano para los peajes, porque se cobran de acuerdo a la distancia recorrida. Y también tengan cuidado con los Autovelox, sistemas de control de velocidad por fotografía. Lo bueno, es que en las carreteras están perfectamente señalizados.

En general, Europa entiende que la vida es con niños chicos. Como las casas son pequeñas y las nanas son muy poco comunes, todos salen con sus hijos a todos lados. En Italia esto no es la excepción. Los garzones te ofrecen “mezza porzione” que es media porción de un plato común dentro de la carta, ideal para niños. Además, evita que los pobres coman siempre nuggets de pollo, papas fritas o hamburguesas. Lo único que me llamó la atención en Italia es que no encontré ningún mudador en los baños de los restaurantes. Me llamó enormemente la atención, pero de igual forma se puede solucionar.

Y los tips más importantes para visitar Italia: el desayuno se toma en el bar; el capucchino es sólo para la mañana; el agua con gas tiene la dosis perfecta para no dejarte mal; y todas las regiones tienen su estilo propio de comida…atrévanse a probarlo y nunca confíen en un restaurant lleno de turistas. Prefieran lo local.

Ahora les dejo los lugares que recorrimos y los datos más interesantes de las partes que visitamos:

El famoso norte de Italia

Llegué a Milano sin mucha expectativa porque todos quienes ya la habían visitado antes, me habían dicho que era una ciudad muy distinta al resto de Italia, muy industrializada. Tenían razón. Sin embargo, me pareció una muy linda ciudad, con preciosos lugares para conocer. No dejen de visitar el Duomo, caminar por Via Montenapoleone (imposible comprar cualquier cosa), tomarse un trago en Via Navigli y pasar un rato en Parque Sempione, especialmente si van con niños. Aquí también recorrimos la ExpoMilano. Fue increíble, pero no les recomiendo ir a este tipo de ferias con niños, pues el calor, la gente y la caminata los termina agotando.

Duomo_Milano

 

Venezia es un must si se va a Italia. Y entrar a la catedral de San Marco es una obligación. Especialmente porque se está hundiendo. Venezia es una ciudad preciosa y sus callecitas y puentes son perfectas para recorrerla por uno o dos días. Es por lejos la ciudad más cara de Italia y está extremadamente llena de turistas. No dejen de visitar Murano, la isla frente a Venezia, famosa por la fabricación de vidrios.

Venezia 2

Otro lugar fascinante es Verona. Sin duda una de mis ciudades favoritas de toda Italia. Es una ciudad joven, con mucho estilo y un romanticismo muy cool. Recorran sus calles, visiten la casa de Julieta y el campanario. Además, les recomiendo buscar algún espectáculo o concierto en la Arena de Verona. Vale la pena.

Verona 2

Para los fanáticos del deporte sobre ruedas, Imola es un lugar que merece una visita. La ciudad es simple, con una plaza muy agradable para que los niños puedan correr. Y por lejos, de las mejores comidas que he comido en mi vida. En efecto, la región que alberga Imola (Emilia Romagna) es conocida por ser la región donde mejor se come en Italia, según los mismos italianos (opinión especializada en el tema). Recomiendo los pasatelli, una pasta hecha de parmesano y huevo. Y bueno, no pueden dejar de visitar el Autódromo Enzo & Dino Ferrari, lugar donde se corre el Grand Prix de automovilismo y donde murió Ayrton Sena en 1994. Visiten el memorial de Sena que se encuentra en un parque, al costado de la pista de automovilismo.

A sólo diez minutos de Imola se encuentra un pueblito chiquitito llamado Dozza. Es uno de los lugares que más me gustó. Es una calle que sube y una calle que baja, donde lo interesante es ver las paredes pintadas con obras de artistas nacionales e internacionales. Les recomiendo visitar la enoteca regional.

Otra ciudad joven, donde se respira vida universitaria, es Bologna. La ciudad amurallada es un espectáculo, con su plaza y su Iglesia. Aquí les recomiendo los helados de Gianni y el ragú de Ana María. No se arrepentirán.

Bologna

La elegancia de la Costa Ligure

Este lugar es conocido por su belleza natural y sus elegantes paisajes. Y vaya que es cierto.  Chiavari, Rapallo, Santa Margherita Ligure y Portofino son cuatro locaciones que bordean el Golfo de Genova y tienen pequeñas colinas pobladas de vegetación hacia el interior. Cada uno vale la pena en si mismo y les recomiendo alojar en Chaivari o Rapallo (Portofino es muy caro)  y tomar el tren para conocer uno de los lugares más lindos de toda Italia: Cinque Terre.

Portofino

Cinque Terre es un parque nacional que contempla cinco pueblos (Monterrosso al Mare, Corniglia, Vernazza, Manarola y Riomaggiore) que están en acantilados bordeando el mar. Sus casitas simples y de colores son una maravilla para los visitantes. A los cinco pueblos se puede llegar en tren o caminando. Si lo hacen caminando con niños, olvídense del coche y lleven mochila canguro, lleguen temprano, pónganse tenida deportiva y no olviden el traje de baño para bañarse en los pozones de agua calipso.

Monterrosso al Mare

 

Manarola

La romántica Toscana

Esta región, conocida por sus espectaculares campos de girasoles, alberga muchas ciudades que no se pueden dejar de visitar. Una de las más importantes es Firenze. Esta maravillosa ciudad es la cuna del arte, donde se respira un ambiente más bohemio y cultural. No pueden dejar de ir a Piazzale Michelangelo para obtener la vista de la ciudad, pasear por Ponte Vecchio y pedirle al marido que les regale alguna joya, visitar la Galleria del Ufizzi, la Galleria dell´Academia (donde está el famoso David de Michelangelo), el Duomo y el Batisterio.

Firenze 2

Otro lugar maravilloso dentro de la Toscana es Siena. Esta ciudad, famosa por ser el lugar donde se corre el Palio (carrera a caballos que data del 1500), es un lugar maravilloso para recorrer. Su ciudad amurallada y sus callecitas que suben y bajan terminan en alguna plaza o en algún punto con vistas impresionantes. No dejen de pasar una tarde en la Piazza del Campo, visitar el Duomo y comer en Il Biondo o en Enzo. En este último, recomiendo las conchiglia al pecorino. Un plato delicioso y maravillosamente servido.

Los pueblos de la Toscana merecen una visita. San Giminiano, por ejemplo, es un pueblo medieval sobre una colina que ofrece una impresionante vista a la campiña. Otro es Asisi, lugar donde vivió San Francisco y una de las iglesias más lindas a mi juicio. Pisa es otro lugar que debe ser visitada, para conocer la torre inclinada. Y Lucca, un pueblito cercano a Pisa, que sigue la tradicional construcción y belleza medieval.

Tuvimos la posibilidad de visitar Arezzo, lugar donde se grabó la película “La Vitta e Bella”. Tiene, al igual que los otros “paisinos”, un centro de ciudad amurallado y caminable por dentro, con iglesias y una plaza maravillosa. A medida que se recorre Arezzo, aparecen diferentes menciones a la película, con la escena en la cual fue grabada y el diálogo que en ella aparece. Sin duda, vale la pena darse una vuelta.

Arezzo

La capital de las capitales: Roma

Para mi, la capital del mundo. Roma es un lugar que hay que visitar, sin importar cuantas veces. Perderse en las callecitas de esta ciudad es una de las cosas más románticas que existen, sobre todo porque sus parques, balcones, plazas e iglesias son un atractivo en todas las esquinas. Los obligatorios de Roma son: El Coliseo, el Foro Romano, el Arco de Constantino, el Palatino, el Campidolio, el monumento a Vittorio Manuele, Piazza Espagna, Piazza del Popolo, Iglesia Santa María Maggiore (donde se dice que hay restos del pesebre), shopping en Via del Corso, caminar por Via Condotti, Piazza Navona, Fontana di Trevi, Pantheon, Castel Sant´Angelo, Iglesia San Pietro in Vincoli (donde está El Moisés de Miguel Ángel y las cadenas de San Pedro), las Catacumbas y las Termas de Caracala. Además de cualquier otra cosa que quieran visitar o conocer. Un dato: no dejen de tomar helados en Giolitti, una de las más famosas heladerías italianas y un placer para el paladar. Les aconsejo pedir el helado de Nutella, no se arrepentirán.

Foro Romano 2

El Vaticano

Si bien está dentro de Roma, este pequeño país merece una mención por si mismo. Visitarlo es imponente y un tanto sobrecogedor. La primera parada es la Basílica de San Pedro. En su interior se pueden apreciar importantes obras de arte, pero sin duda la que se roba todas las atenciones es La Pietá de Miguel Ángel. Vale la pena observarla por algunos momentos, en silencio. La Basílica también ofrece visitar las tumbas de los antiguos papas, como San Pedro o Juan Pablo II.

No olviden visitar la Capilla Sixtina (con los frescos de Miguel Ángel) y los Museos Vaticanos (importante mención a los gobelinos que ahí se encuentran) que se encuentran al costado de la Basílica de San Pedro.

Vaticano

La simpleza de la Costa Amalfitana

Seguro han escuchado hablar de la costa amalfitana, pues es un lugar que atrae a millones de turistas al año y es uno de los lugares bellos de Italia. El recorrido empieza con una parada obligada en Pompeya. Si bien este lugar no es parte de la Costa Amalfitana, queda a su paso y vale la pena recorrer la historia de una civilización completa que quedó destruida producto de la explosión del volcán Vesubio. Si están cerca de Pompeya, también les recomiendo darse una vuelta por la cuidad puerto de Napoli.

Para entrar en la Costa Amalfitana, es necesario llegar a Sorrento, uno de mis lugares favoritos de todo el viaje. Sus callecitas, balcones llenos de flores y el contraste con la costa hacen que sea un lugar perfectamente romántico. Además, desde ahí pueden tomar un ferry para visitar la isla de Capri y darse una vuelta por la Grotta Azzurra… ¡vale la pena! Les recomiendo quedarse en Sorrento e ir a comer al Ristorante Zio Sam (vista y comida asegurada). Luego pueden recorrer los distintos pueblos que ofrece la costa: Positano, Amalfi, Maiori y Vietri Sul Mare son algunos de los lugares maravillosos que tiene este lugar. Eso sí, deben hacer el recorrido de día y en auto porque el camino es espectacular. Al finalizar el recorrido, les recomiendo dormir en Salerno. Una ciudad portuaria, fin de la Costa Amalfitana, donde la comida en el restaurant Mediterráneo merece una importante mención.

Sorrento

Sicilia: Mucho más que mafia

Esta isla es un lugar que vale la pena visitar. Para llegar es necesario bajar hasta el último extremo de la bota y tomar el ferry en Reggio di Calabria que atraviesa el Estrecho de Messina. Una vez que se cruza el estero, llegan a Catania, el puerto de entrada a Sicilia. Pueden dormir en Nizza di Sicilia si llegan de noche, donde sus cannoli los maravillarán en el desayuno de la mañana. Famosa por su historia ligada a la mafia, Sicilia es mucho más que esto. Su capital, Palermo, tiene algunos interesantes lugares por conocer, y sobre todo, una excelente gastronomía para disfrutar. No pueden dejar de comer en Ferro di Cavallo y tomar el helado de pistacho en Spinnato. Pero sin duda, son las playas el mayor atractivo de Sicilia. Taormina es un lugar sensacional, que además de playa tiene un maravilloso teatro greco-romano en el cual todavía se hacen shows en vivo. A este lugar se accede a través de un teleférico, que ofrece una preciosa vista y callecitas para disfrutar. Otro paraíso oculto es Cefalú. Les recomiendo comer mozzarellas frescas en este lugar, y pasear por el centro. Las playas son maravillosas y el centro histórico, aún más. Para pasar el día disfrutando del agua, sol y arena, les recomiendo ir a la playa San Vito lo Capo, cerca de Palermo. Su entorno y aguas celestes son el perfecto refugio para descansar después de haber recorrido la isla. En Sicilia está el pueblo de Corleone. Pero aquí no se encontrarán con Marlon Brando ni el glamour de Hollywood; si deciden visitarlo (y vale la pena) se encontrarán con la realidad del problema de la mafia que enfrenta Italia. Visiten el museo de la Mafia y Antimafia y descúbranlo por ustedes mismos. ¡No se arrepentirán! Y para terminar su visita a la isla, no dejen de visitar Agrigento y el Valle de los Templos, donde encontrarán construcciones griegas en excelentes condiciones.

San Vito lo Capo_Sicilia

Bonus Track: Tropea

Uno de los secretos mejor guardados del sur de Italia. Les regalo las fotos y disfruten de este lugar. Nada más que decir.

Tropea

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *