Nuevos desafíos: esto no termina…

Nuevos desafíos: esto no termina…

Paula | Publicado en octubre 13, 2015

Confieso que después de que la Josefina, hoy de 4 años, dejó los pañales, luego el chupete y más tarde la mamadera yo sentía que ya estaba lista y que no me quedaban nuevos desafíos. Pero me di cuenta que esto no termina nunca y este año hemos encontrado varias “pegas” por hacer. Les cuento de algunas y les doy algunos tips que me han ayudado a lograrlas.

Aprender a andar en bicicleta: La Josefina era seca para andar en su bicicleta sin pedales, de madera (una Roda), pero esto se transformó en un problema, ya que cambiar de bicicleta no le parecía entretenido debido a la facilidad que tenía con la de madera. Alguna vez me dijeron que la gracia de esas bicicletas de balance es que después se puede pasar rápidamente a la bicicleta de grandes, pero yo no lo creí. Así que partí por subirla a la bicicleta con rueditas y la Josefina la odió. Se le hacía muy pesada, si la calle tenía un mínimo de inclinación, no podía subirla, la desechamos y después de que una amiga me contó que se demoró 4 días en que su hija dominará la bicicleta con pedales, y sin rueditas, nos animamos a hacer la pega. Aprovechamos el fin de semana pasado y fue un éxito. Se le hizo mucho más fácil la bicicleta sin rueditas ya que el equilibrio ya lo dominaba por la bicicleta anterior, esta vez solo tuvo que pedalear. A la Josefina le cambió la vida, ahora nadie la baja de su bici, se cree grande y me pregunta cuando podrá salir sin mí…yo con orgullo, pena y felicidad veo cómo crece.

Columpiarse: desde chica que al columpiar a la Josefina le decía, “pies para adelante, pies para atrás”, pero la verdad es que si lo hacía, no lograba echarse vuelo, no lograba dar con el impulso. Un día vi cómo un amigo le enseñaba a su niñita, él se paraba adelante y le decía “tienes que tratar de tocar mis manos con tus pies”, y al tocarlos, él la empujaba. Esa técnica sirvió para que la Josefina tratara de llegar más lejos con sus pies, y después de múltiples columpiadas, un día captó cómo se hacía. Fue de un minuto a otro, y ahora se columpia sola, ella es feliz llegando muy lejos y yo feliz de poder sentarme a mirarla.

Vestirse y comer sola: aunque ambas cosas ya las hace sola, la primera le cuesta mucho más que la segunda. Si es que no hay apuro, y se pondrá una ropa que le gusta, la Josefina se puede vestir sóla y rápidamente, pero el problema de cada mañana es que apenas está despertando, tiene sueño y lo que menos quiere es vestirse, así que la termino vistiendo yo. Frente a esto, no tengo ningún tip, y acepto todo tipo de sugerencias, aunque no es un tema que me desvele, tal vez cuando se más grande.

Vamos de a poco, nos quedan muchos desafíos: dibujar bien, escribir, leer…definitivamente esto no termina, mejor ni pensarlo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *