Diferencias entre el primer embarazo y los que vendrán

Diferencias entre el primer embarazo y los que vendrán

Ximena | Publicado en agosto 19, 2015

Durante el primer embarazo uno tiene permiso para sentirse mal, poder quedarse en la cama o llamar al doctor por la más mínima sospecha de que algo anda mal. Uno se cuida de todos los consejos ciudadanos: no comer cosas crudas, no correr, no tomar vino…y todo es una novedad.

Cuando uno ya es mamá el embarazo se vive de una manera totalmente distinta.

1. No está la opción de sentirse mal y quedarse tirada en la cama porque después del trabajo uno llega a la casa a jugar con los niños que siguen exigiendo tu 100% aunque uno ande a media máquina.

2. Uno ya sabe lo que es normal y lo que no. Aunque es verdad que todos los embarazos son diferentes hay ciertas variables comunes en cualquier mujer y las preocupaciones se reducen bastante.

3. Uno ya sabe como va a engordar y lo piensa dos veces antes de restringirse en la comida o de comerse todo el McDonalds.

4. Comer sushi, tomarse una copa de vino o salir a hacer un trekking no es tan grave como se creía antes.

5. No hay que preparar muchas cosas, uno ya tiene casi todo de sus otros embarazos y se hereda todo de los hermanos mayores. Hay menos preocupaciones y uno se puede dedicar a cosas más esenciales.

En mi caso, con mi tercera guagua en camino decidí tener un cambio de actitud, gozar las cosas buenas de esperar guagua, dejar de lado las preocupaciones y tratar de pasar por alto el sentirse mal. Ser una embarazada a todo a terreno y mina. Sigo corriendo para todas partes, subiendo cerros con las niñitas y dando el máximo. Tratando de no alegar por el cansancio y los malestares.  Me fui a comprar ropa (ilusamente mi misma talla 38 de siempre), me compre botas con taco y un rush bien rojo buscando el look de embarazada sexy (existe eso?).

Si las náuseas me tienen verde o amarilla me da lo mismo andar por la vida con una capa de estuco y trato de usar ropa que destaquen los beneficios del embarazo. Y ahora si la gente en la calle se da vuelta a mirarme (eso pasa en el sur),  con sonrisa de oreja a oreja les contesto: “Es que estoy esperando guagua”.

 

1 Comentario

  1. javiera 19.08.2015 - 14:06

    Xime, Qué cierto que se vive muy diferente, es más, uno en el primero es embarazada, en el segundo eres mamá embarazada y en el tercero, sigo siendo mamá y de vez e cuando me acerudo que estoy embarazada… Lo que me apesta es la gente que te trata como si esperar guagua fuera estar enferma… al reves, tienes doble vida!!!!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *