Peleas de los hijos: 4 tipos de papás, cuál te identifica?

Peleas de los hijos: 4 tipos de papás, cuál te identifica?

Javiera | Publicado en abril 17, 2015

Entre el año y medio y los tres y medios, los niños están aprendiendo a relacionarse con sus pares, y las peleas son un medio común de interacción.Los papás, muchas veces nos alarmamos porque nuestro hijo tira el pelo, o al revés, porque le llega un empujón. Pero el problema no son ellos, sino nosotros los papás y nuestra manera de reaccionar… qué tipo de mamás les identifica??

1. La indolente: Cuando mi hijo pelea con otro niño, me es indiferente y no hago nada para detener la situación porque es “normal”. Tampoco le hago ver que pelear no es la manera de enfrentar las situaciones. Si soy así, hay que pensar que nunca le hago algún comentario de cómo debe relacionarse con sus pares, difícilmente aprenderá solo. Además, nada más apestoso que ver la indolencia de otro papá que no pesca cuando su hijo maltrata al tuyo.

2. La alaraca: Cuando mi hijo pelea con otro niño, colapso así que intervengo retándolo fuertemente y no lo dejo seguir jugando. Es que tengo “tolerancia 0″ con las peleas. Si soy así, hay que entender que las peleas son parte de la interacción de los niños. Está bien mostrarle que no debe usar agresiones con otros niños, sin embargo, no hay que darle un espacio más importante del que tiene, basta con corregirlo, darle un “time out” e incentivarlo a pedir perdón. Si no, sentirá que es un niño malo y se creará una “auto imagen” de matón y seguirá comportándose de esa manera.

3. La salvadora: Cuando a mi hijo le pegan, salgo a defenderlo contra viento y marea, sin dejar espacio para que él aprenda a enfrentar y solucionar sus propios conflictos. El típico papá que te tomas a la personal la pelea y te pone tú a pelaer con el otro niño. Si soy así es importante que no te tomes a lo personal las peleas, porque probablemente el niño no tenga nada contra tu hijo, simplemente están interactuando. A nadie le gusta ver que le peguen o agredan a su hijo, pero tenemos que dejarlos que se desenvuelvan y desarrollen la capacidad para defenderse. Sino, ese niño crecerá indefenso, creyendo que él no puede defenderse por sí solo. Hay que enseñarles estrategias para defenderse y mecanismos para solucionar conflictos.

4. La sumisa: Soy “antiviolencia” por lo que si le pegan, dejo que lo pasen a llevar sin intervenir. Si soy así, importante que saber que es bueno que mi hijo aprenda a defenderse, pero para hacerlo necesita una guía y orientación porque muchas veces no sabe cómo hacerlo solo. Hay que hacerlo ver que de todas formas cuenta con tu protección aunque no acudas de inmediato a “salvarlo”.

Estas 4 caricaturas son muy reales, al menos a mi me toca todo el tiempo ver papás así… pero también veo papás equilibrados, que cuando hijo es el que pelea, le hace ver que no es la manera correcta de relacionarse con sus pares ni resolver conflictos, pero interviene solo en la medida que sea necesario, sin exagerar ni “agarrárselas” con el otro niño. O por el otro lado, cuando a su hijo lo agreden, le hace ver que no está solo, pero le enseñan a defenderse para que se sienta capaz de protegerse.

¿Cuál les identifica más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *