Jardín gringo v/s jardín chileno

Jardín gringo v/s jardín chileno

Paula | Publicado en abril 14, 2015

Llevamos 11 meses viviendo en Estados Unidos y desde el primer mes que la Josefina (4 años) va al jardín y Martín (2 años) lo hace desde un poco después. Ha sido una muy buena experiencia dónde todos hemos aprendido y a partir de la cual nos llevaremos muchas cosas buenas a Chile. Acá no todos los jardines infantiles son iguales, así como en Chile tampoco lo son, y a partir de mi experiencia en ambos países les contaré cuáles han sido las principales diferencias:

1) La diversidad: creo que la principal diferencia (además de que todo es en otro idioma) es que en un jardín gringo lo más probable es que exista mucha más diversidad que en un jardín chileno. La Josefina y Martín tienen compañeros de todas razas y religiones, tienen “tías” y “tíos” también de diferentes razas y eso ha sido un gran aporte ya que para ellos eso no es tema y espero que siga siendo así.

2) Las actividades: en el jardín son secos para los días “D”. El día del súper héroe, del “crazy hair”, día del pijama, el “share day”, el “picture day” entre otros y la verdad es que estos días ayudan muchísimo a que los niños vayan corriendo al jardín. Cuando la rutina ya los está matando aparece un día especial a salvarla. Además cada mes se celebra en grande algún evento gringo como San Valentín, St Patrick, Thanksgiven, etc. siempre hay algo y muchos de esos eventos son con papás incluidos. Sin embargo, no me ha tocado ninguna presentación, solo una vez una canción y nada más a diferencia de las presentaciones que me tocaron en Chile donde los niños se preparaban mucho y lograban una obra increíble. Tal vez es porque acá hay mucha rotación y niños que solo van algunos días y con ese ritmo puede ser más difícil preparar una obra en conjunto.

3) Sin delantal: esto es de las cosas que menos me gusta del jardín gringo, los niños no usan delantal y después de varias poleras y pantalones manchados decidí mandarlos con ropa cómoda, simple y que si se mancha no sea una gran pérdida.

4) La comida: mis niños almuerzan en el jardín y el snack (colación) también se la dan ahí. Ellos no pueden llevar nada, y las “nuts” están totalmente prohibidas. Aunque es cómodo que todo se los den allá, me gustaría que para algunas celebraciones sí se pudiera llevar comida y así todos podrían probar las de los otros niños.

5) Infraestructura: esto es propio de cada jardín, no se si podría generalizar pero lo que sí me ha parecido un buen aporte es que en el jardín todo es abierto y a la vista. Las clases tienen puerta de vidrio e incluso algunas clases están solo separadas por muebles a media altura más que por una pared. Los baños y mudadores están en la misma sala, con separadores de un poco más de un metro de alto por lo tanto uno puede ver todo lo que pasa en ellos y en las otras salas. Me imagino que esta medida de transparencia es para evitar cualquier tipo de abuso y eso da una gran seguridad.

6) La cercanía:  no hay nada más cercano que un jardín chileno, donde uno probablemente conoce a más mamás y a alguna tía, si es jardín de barrio nos veremos seguido y ya seremos como una gran familia. Las tías abrazan a los niños, y los tratan como a sus propios hijos y yo me iba muy tranquila a trabajar. La verdad es que el ambiente en el jardín gringo también es familiar, no podría decir que son frías y poco tiernas porque no es así. Todas las tías y tíos (aunque no sean los profesores de mis niños) los saludan por su nombre y son muy acogedores, el problema finalmente es el idioma y la cultura. Aunque hablo algo de inglés no es lo mismo y miles de veces me quedo callada porque no se usar las palabras o expresiones correctas y ahí me doy cuenta que existe una brecha y eso es finalmente lo que lo hace menos cercano, y menos familiar, y no el que no lo sean.

 

1 Comentario

  1. María Paz 14.04.2015 - 15:25

    Pobre Paula, te imagino queriendo ser l amejor amiga de las tías y no encontrar las palabras para hacerlo!
    Increíble la experiencia de la Josefina y Martin!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *