Primer corte: mala experiencia vs. buen resultado

Primer corte: mala experiencia vs. buen resultado

Ximena | Publicado en noviembre 12, 2014

corte de peloCon 3 años la Ximenita nunca se había cortado el pelo. A los 6 meses se lo emparejé porque tenía un look moicano y de pelones que envidiaría cualquier futbolista, pero una visita real y oficial a la peluquería nunca.

Antes de llevarla le pregunté a algunas mamás y todas opinaban parecido: los hombres se mueven mucho y no dejan que se los corten, pero las niñitas se portan mejor de lo que uno cree y lo pasan bien. Con esos antecedentes partí muy confiada.

Lo que no consideré es la relación que tiene la Ximenita con su pelo, no deja que nadie se lo toque, le gusta usarlo suelto y que se mueva con el viento, le carga lavárselo, es imposible de peinar y lo más importante lo AMA.

Tiene el pelo largo, muy ruliento y rubio (para los estándares valdivianos y míos, en el resto de Chile es café).  El amor es en parte culpa de su película favorita Enredados y culpa de la sociedad que a donde vayamos: supermercado, mall, plaza, doctor…donde sea…alguien le dice “pero que lindo tu pelo” y ella no contesta nada, mueve la cabeza y se jura.

Resumiendo, llegamos a la peluquería que tiene fachada de castillo de princesa y todo era felicidad. La sentaron arriba de como tres cojines para poder lavarle el pelo y mucha risa, pero apenas se prendió el agua empezó el puchero.

Desde el primer puchero en adelante todo fue un desastre: se trataba de parar y decía “quiero ir a casa”,lloraba,  se ponía la toalla en la cabeza para que no le pudieran tocar el pelo, lloraba, se tapaba los ojos y decía “no quiero mirar”, lloraba…le pasaron un tablet con juegos que la tranquilizaron, pero siempre con puchero en la cara.

Cuando terminamos y para que se le pasara la pena le compré una corona que se vería perfecto con su nuevo pelo y con eso quedó chocha.  Se miró toda la tarde al espejo y se arreglaba el pelo. Valió la pena el sufrimiento y yo me contento con que al menos es una vez cada 3 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *