Palabras “feas”, ¿oídos sordos?

Palabras “feas”, ¿oídos sordos?

Javiera | Publicado en octubre 9, 2014

Todos tenemos claro que lo más educador es el ejemplo. Si nosotros queremos que nuestros hijos se comporten de alguna manera, que tengan hábitos o adquieran valores, lo primero y más importante es el modelo que somos para ellos. Si les decimos que no mientan, no podemos mentir. Si queremos que no coman a deshora, no podemos nosotros andar comiendo a deshora… es algo que lo tenemos muy claro y aunque sea difícil, uno se esfuerza por hacerlo.

Es impresionante lo esponja que son los niños, cómo todo lo que ven lo absorben y repiten o preguntan, y eso hace mucho más difícil ser el modelo que queremos para ellos. No mentir, saludar a las personas, dar las gracias y grandes desafíos son más fácil de dar el ejemplo… lo difícil es cuando son pequeños detalles de la cotidianidad, como decir, garabatos o palabras feas. Uno jura que pasa piola, pero no! En ellos no se puede esperar que a palabras feas oídos sordos.

Ayer iba en el auto y se me cruzó un señor , algo iba a decir y me callé… y la Clara (3 años 8) me dice “Mamá te faltó decirle tonto pelotudo” (frase que digo recurrentemente producto de las series argentinas). Y así más de una vez la he visto repitiendo frases o garabatos que se nos escapan… y es tan “delicado” el tema, que hasta la Agustina (1 año 8) una de sus primeras y pocas palabras es “tonto”, copiado claro, que de su hermana grande.

Así que no me queda más que ponerme más consiente de las palabras que digo frente a ellas para después no tener que andar retándolas por cosas que aprendieron de mi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *