Lo difícil que es educar

Lo difícil que es educar

Paula | Publicado en abril 22, 2014

La Josefina (3 años un mes) ya está en una edad que entiende todo y constantemente trata de ver cuáles son sus límites, qué es lo que está permitido y qué no. Aunque es agotador educar, y es lejos lo más difícil, últimamente he estado muy consciente de la importancia de hacerlo, aunque no sé si lo hago bien, pero tengo la intención de hacerlo.

Por ejemplo, la semana pasada fuimos a un evento donde les regalaban un globo con helio a todos los niños. La Josefina estaba chocha, recorrió todo el lugar, participó en los otros juegos, e hizo todo lo que pudo siempre con su globo amarrado firme, sin soltarlo para que no se volara.

Después de la actividad fuimos con una amiga a tomarnos un café mientras las niñitas jugaban alrededor nuestro. Los globos los dejamos amarrados, pero para mala suerte de la Josefina, el de ella quedó mal y en cámara lenta, a la vista de todos, se soltó y no pudimos alcanzarlo. El globo voló, hasta llegar a la cúpula del Parque Arauco, y así quedó imposible de ser rescatado. Imagínense el drama, la Josefina llorando desconsoladamente, a vista y presencia de todo el mundo, quería su globo y si no era ése, uno igual.

¿Qué hacer? Fuimos a ver si quedaba otro, pero se los habían llevado todos. En el camino nos encontramos con un señor que hacía globos con forma de animal y le regaló un con forma de perro, esto la calmó, pero no era lo mismo, ella quería su globo de helio. Claramente no es nada terrible, pero para ella lo era y uno como mamá no quiere que esté triste. Pero tampoco quiero que ella vea que es llegar y comprar otro. Y ahí está lo difícil, que fácil es, por quitarle su pena inmediata comprar otro globo, que vendían en la esquina a 500 pesos y que ella esté feliz. Pero creo que esa no era la solución. Aunque es chica también tiene que aprender que esas cosas pasan y que no se acaba el mundo por la escapada del globo y así es la vida.

Finalmente, la escapada del globo fue su anécdota de la semana y cuando le conté que a mí de chica también me había pasado, quedó más tranquila.

1 Comentario

  1. Trini serrano 6.05.2014 - 22:29

    Me encanta su blog! Las felicito!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *