Estrategias para hábitos y rutinas

Estrategias para hábitos y rutinas

Javiera | Publicado en diciembre 5, 2013

Las rutinas y hábitos no son algo que me salga natural, pero sé lo importante que son para el desarrollo de los niños. Para crecer seguras y contenidas sé que mis niñitas necesitan de rutinas y desarrollar hábitos en ellas, por eso he tenido que proponérmelo de manera consiente. Para eso he usado dos estrategias que me han servido de mucha ayuda: la campana y el calendario.

Cuando tenía solo a la Clara, la sacaba para todas partes y nunca me preocupé de establecer rutinas, la adaptaba a ella a la mía. Pero con la llegada d la Agustina y su entrada al jardín la cosa cambió. Ella estaba más grande y necesitaba una rutina, y fue increíble como el establecérsela le dio más estabilidad a ella.

calendarioPartir no fue fácil. Ella es de carácter fuerte y muy llevada a sus ideas. Cuando algo se le mete en la cabeza, no es fácil dar su brazo a torcer. Y cuando partí con su rutina de “comer, bañarse, dormir” me hacía una gran pelea para comer. Me aconsejaron usar el sistema de calendario y me cambió la vida. Le dibujé una tabla con los días de la semana arriba y dos filas para abajo con un sol y una luna. Cada vez que dejaba el plato vacío (partí sirviéndole menos pero para que interiorizara el concepto) le poníamos una calcomanía al casillero correspondiente. (En realidad como no tiene noción de los días iba rellenando cuadrados porque no todos los días lo cumplía). La cosa al partir le dije que cuando completáramos de stickers los casilleros ella podría elegir un premio. Entusiasmada comenzó a comerse todo, aunque le gustaba “uno y uno”, una cucharada de comida y una de postre. Al poco tiempo la Clara empezó a comer bien, claro que siempre hay días de pelea.

He vuelto a usar el sistema de calendario para incorporarle el hábito de lavarse los dientes y estoy segura que vendrán otras situaciones donde me podrá ser de gran ayuda.

El segundo desafío fue la hora de acostada. Para eso se me ocurrió poner en mi celular una alarma a la hora en que se tenía que ir a la cama. Le puse unos emoticones y el ruido de unas campanas y cada vez que sonaba le decía “Clarita, es la hora de dormir”. Las primeras veces se negó un poco pero después la esperaba feliz. Sabía que cuando sonaba la campana se acababa el juego y tenía que irse a dormir. Ahora ella solita me dice, “Mamá, voy a jugar hasta que suene la campana” o me corrige y me dice que no ha sonado la campana todavía.

En la casa ya tenemos una rutina (siempre abierta a las excepciones) y de a poco vamos incorporando ciertos hábitos que creemos importantes, y nos ha sido muy útil ayudarnos con pequeñas estrategias didácticas… ¿Alguien tiene otra que pudiera compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *