Conociendo a la familia

Conociendo a la familia

Ximena | Publicado en diciembre 3, 2013

ImageCuando la Josefa tenía 4 meses viajamos a Santiago para bautizarla y que la conocieran. Todos me escuchaban decir que era la mejor guagua del mundo, una santa, no llora nada, pero en Santiago la historia fue diferente.

Yo creo que la pobre Josefa estuvo con estrés y al borde de la crisis de pánico todo el rato. No es para menos, miles de caras nuevas que se acercan, la tocan, la toman en brazo, le hablan, además de las fotos con la cámara, con el ipad, con el celular…

Mi guagua casi lo único que hizo durante la visita fue llorar porque no conocía a nadie y echaba de menos su casa, su cama, su lluvia y su tranquilidad. La técnica fue no dejar que todo el mundo la tomara en brazos y así estaba un poco más tranquilita.

La Josefa ya tiene 10 meses, viajar o recibir visitas sigue siendo una historia. Primero porque ahora si que desconoce, cualquier cara que no sea la de su mamá le produce un puchero automático y a eso hay que sumarle la Ximenita, que cualquier situación que se salga de la normalidad la hiperventila o colapsa.

No sé si a alguien más le pasa algo parecido, yo creo que es una crisis que mejora a medida que crecen y que al final los niños prefieren lo familiar, lo cercano, conocido y por supuesto a su mamá.

Xime

2 Comentarios

  1. Javiera 3.12.2013 - 21:39

    Xime, pobre Josefa pero es ultra normal. Pimero porque esta en la etapa de desconocer porque se sabe que es un otro diferente a ti. Y en tu situación, más fuerte aún porque solo conoce a su gente de Valdivia… Pero no te angusties, porque en la medida en que cresca y vaya conociendo más gente, se hará más sociable y puedes estar teanquila porque el ser humano es capaz de adaptarse a todo. Solo tienes que preocuparte de hacer su sociabilización un tema más presente en tu rutina para que de a poco le sea menos agobiante estar con caras nuevas! Suerte en el desafío!

    |
  2. Paula 4.12.2013 - 14:22

    A mi me pasó un poco con Martín, yo creo que como fue segundo, lo saqué menos porque era más difícil salir con dos y vio menos caras y también pasó por un período de desconocer, pero ahora me he preocupado de que vea más caras nuevas para que no sufra tanto con los “desconocidos” y ha mejorado bastante.

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *