Trabajo y maternidad

Trabajo y maternidad

Javiera | Publicado en noviembre 14, 2013

trabajoTuve que llevar a la Agustina a trabajar conmigo porque la señora que la cuida tenía que ir con su hija al doctor. Tengo la suerte de que en mi trabajo son demasiado comprensivos, nunca me ponen problemas con los mil y un imprevistos que se presentan y me dificultan mi rutina de trabajo normal. Nunca me han puesto problema para nada, sin embargo, yo vivo angustiada y culposa porque me carga tener que estar pidiendo llegar más tarde, irme antes o trabajar desde mi casa.

Es que complementar la maternidad con el trabajo es muy difícil en nuestra sociedad. Primero, prácticamente no existen trabajos de medio tiempo o jornada flexible (yo tengo la suerte de trabajar medio día). Si no se llega porque te conocen y valoran profesionalmente, es muy difícil encontrar algo de la nada.

Luego está el poder equilibrar las cientos de demandas de los hijos con el trabajo: reuniones, doctores, enfermedades, turnos, etc., y no es fácil estar pidiendo permisos y en algunos trabajos no los dan, o peor te miran feo, como si dependiera de uno.

Por otro lado, los jardines infantiles no están pensados en la mamá trabajadora. Con una jornada hasta las 12:00 si no cuentas con alguien que te los vaya a buscar, estás frita.

¿No trabajar es la única alternativa para ser una madre dedicada a los hijos? Sé que no. Hoy para las mujeres es muy importante y sano desarrollarse profesionalmente, tener más mundo y tema que pañales, mocos y niños. Sin embargo, no queremos renunciar a pasar tiempo con nuestros hijos, a estar en sus cosas importantes y en sus momentos difíciles, en poder simplemente estar para ellos… En ser quien los cría y los ve crecer. No puede ser que sea la sociedad quien te priva de esto porque no existen las formas para compatibilizar ambas tareas.

El crecimiento del país es muy importante, pero ¿qué país vamos a tener si todos estamos dedicados al trabajo y la producción y no a formar al futuro de ese país? Nuestro mayor aporte para contribuir por un mundo mejor es entregarle niños buenos, generosos, empáticos, alegres y preocupados por el bien común, que cuidan y respetan, y todo esto solo se aprende desde el hogar. Por lo tanto, el mayor trabajo que podemos tener es educar y formar a nuestros hijos.

También sé que esto implica renuncias profesionales en esta etapa de crianza, no tener el mejor sueldo ni el trabajo de los sueños, para poder dedicarme a la maternidad, sin embargo, no quiero renunciar a mi desarrollo profesional. Por eso yo voto por quien esté a favor de generar incentivos para que el trabajo de la mujer sea con jornada flexible, y por objetivos más que horarios.  Y que se genere la cultura de valorar el importante trabajo que hacemos las madres, todas emprendedoras, para así no vivir con la culpabilidad de desatender el trabajo en pos de nuestros hijos, porque ellos son lo que más importa en esta vida.

Javiera

2 Comentarios

  1. Paula 14.11.2013 - 16:24

    Te apoyo con todo!!!! Que existan muchos trabajos como el tuyo y sin duda la sociedad será mejor.
    (Curiosidad a parte, ¿llevaste el saltarín!????? )

    |
    • Javiera 15.11.2013 - 12:25

      Nooooo,una de las que trabaja acá vive al frente y tiene un nieto de la edad así que amorosamente me ofreció traérmelo. Fue muy útil!

      |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *