No sé hacer dormir

Javiera | Publicado en noviembre 30, 2013

Siguiendo en la línea de la Xime, a mí me pasa algo similar pero con hacerlas dormir. He leído sobre cómo hacer dormir a los niños a través de distintas corrientes, desde el “Duérmete niño” hasta el “Dormir sin lágrimas”, pero nada me da resultado. Definitivamente no se hacer dormir a las guaguas.

Con la Clara, sus 7 primeros meses se quedó dormida en brazos hasta que de repente empezó a dormirse sola en su cuna. Pero me dije que a mi próximo hijo no la acostumbraría a los brazos. Pero otra cosa es con guitarra y cuando nació la Agus, a pesar de que hice algunos esfuerzos para que aprendiera a dormirse sola en la cuna, no lo logré. No sé que tienen mis hijas pero no se cansan de llorar y no hay corazón que lo resista.

Después de 10 meses el resultado es nefasto: la Agustina en las noches no se duerme si no es en brazos y para peor, no se duerme al primer intento, sino que se queda dormida, la dejo en la cuna, se despierta, la tomo, vuelve a dormirse y al dejarla nuevamente en la cuna, escándalo de nuevo y así puede pasar hasta 5 veces en una misma noche (aunque han ido disminuyendo los intentos).

Sé que no sirvo para enseñar a dormir a las guaguas, pero en mi defensa he probado de todo: la he dejado llorar, pero todo llanto tiene un límite. Intenté con objetos de apego, ni los pesca. La he acompañado a su lado, pero es lo mismo que nada. Le he puesto música, pero su llanto la calla. Le hago visitas intermitentes, pero ella llora de corrido. Definitivamente se rehusa a dormirse sola.

Además de los dolores de espalda que trae pasearse con 10 kilos a cuestas, ahora se sumó otro ingrediente que conjugar: la Clara que pide que me lleve a su hermana porque la despierta y la molesta para quedarse dormida. Hemos decidido optar por lo sano y mientras paseo a la Agustina en el pasillo, hago los intentos de dejarla pero en mi cama, y espero a que las dos estén profundamente dormidas para pasar a la Agus a su cuna. Así la Clara se queda tranquila sola en su pieza, y la Agus, por ahora ni se entera que se durmió en mi pieza porque está en brazos.

Solo me queda esperar, que al igual que la Clara, algún día, espero que más antes que tarde, se sienta incómoda en los brazos y empiece a preferir su cuna para quedarse dormida. Y ahí tendré que comenzar una nueva tarea, que las dos aprendan a conciliar el sueño juntar sin molestarse ni pelear. Pero cada día tiene su afán!

Javiera

2 Comentarios

  1. Rosario Valenzuela 6.12.2013 - 14:10

    Hola Javiera,

    Te cuento que yo también leí esos dos libros. Nunca he sido partidaria de dejar a los niños llorar, pero me leí el “Duérmete Niño” para argumentar mi postura anti-método de manera más fundamentada. A mi me sirvieron mucho el “Dormir sin lagrimas” y esta página http://dormirsinllorar.blogspot.com.es/p/inicio.html, que más que enseñar un método me ayudaron a entender y aceptar que es completamente natural que los niños y especialmente las guaguas quieran quedarse dormidos acompañados, y para bien o para mal para nosotras, de su mamá. He conocido casos cercanos en que han intentado “enseñarles” a dormir a sus hijos dejando llorar y no he visto buenos resultados tampoco. Por una parte, sus hijos siguen llorando, incluso hasta meses después de haber iniciado el método, hasta que caen agotados de cansancio de tanto liberar cortisol por estrés, nada bueno para el desarrollo de su cerebro, y cuando los pasan a cama y saben hablar terminan acompañándolos igual. Y por otra parte, las mamás y papás de estos niños terminan muchas veces “inmunes” a los llantos de sus guaguas, el principal mecanismo de comunicación que tienen, y dejan de leer sus señales, las guaguas se ponen más lloronas, porque ahora necesitan llorar más y más fuerte para ser escuchadas y sus papás dejan de distinguir las razones de sus llantos, que la mayoría de las veces es también contacto físico.

    En definitiva creo que el mejor método para que éste no sea un “tema” es dejar de tratarlo como un problema y hacer lo que nuestra intuición nos dicte para que este sea un momento tranquilo y de relajo compartido en la casa y no de estrés para todos.

    Suerte con ello!

    Rosario

    |
  2. Javiera 11.12.2013 - 13:23

    Muchas gracias Rosario! Me hace mucho sentido todo lo que me dices… Mi instinto definitivamente me dice que no puedo dejarla llorar porque por alguna razón que desconozco, ella me necesita para poder descansar! GRACIAS!!!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *