El Mes de María

El Mes de María

Paula | Publicado en noviembre 11, 2013

la fotoAsí como el ser deportista dando el ejemplo es un tema para nosotros como familia, también lo es la fe. La Josefina ya está grande y tiene sus costumbres y rutinas y hemos tratado de que la oración, la misa, y sobre todo el ser bueno y vivir con alegría sea parte de su vida (obviamente fallamos mucho, pero sí tratamos de hacerlo). Y hemos visto como el Mes de María es una gran oportunidad para ello.

Todo lo que rodea el mes de María le encanta a la Josefina. Primero hicimos un altar juntas. Cortamos unas flores, pusimos una imagen de la Virgen y una vela. Y después le dije que teníamos que esperar al papá para rezar todos en familia. Estuvo toda la tarde esperando y cantando las canciones que le enseñaron en el jardín: “María mírameeeeee…” y “La Virgen va caminando…”.

Al fin llegó el papá y pudimos rezar todos juntos. Lo más importante es la vela. Ella quiere prenderla y apagarla, obviamente le dejamos hacer solo lo segundo. Y bueno, el mes de María es un poco flexible y lo rezamos a su manera, cantamos, un Dios te Salve y las peticiones. Es una ternura escuchar como ella pide por su familia, por sus abuelos y primos y también por sus muñecas, no pueden quedar fuera. Amén. Y a apagar la vela, el mejor momento. Siempre me acuerdo como con mi hermano nos peleábamos por apagar la vela cuando éramos chicos, ¿será que es como celebrar el cumpleaños que gusta tanto?

Aunque llevamos 4 días del mes de María, ha sido una linda experiencia, y me gusta ver como, desde chica, la Josefina ya ayuda a que nos unamos para rezar, para pedir y en definitiva para agradecer a Dios.

Paula

2 Comentarios

  1. Maria Paz 11.11.2013 - 15:15

    Que lindo el post!!
    Me siento muy mala, entre el cambio de casa, enfermedades varias y estar de allegados, hizo que se me olvidara que estamos en el Mes de María!!!
    Espero estar instalada luego en mi casa para armar un altarcito y poder rezar en familia!

    |
  2. Javiera 12.11.2013 - 15:07

    Que cierto es eso de que nosotros tenemos que preocuparnos de hacer con hechos concretos cosas para inculcar valores, hitos y ritmos que queremos que tengan nuestros hijos… pero qué harto cuesta cuando estamos insertos en la rutina! Ahhhh y se pasó lo de la vela, a lo mejor por eso se pone en los altares, para incentivar a los niños a participar en el acto! jajaja

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *