El impacto del ejemplo

El impacto del ejemplo

Paula | Publicado en octubre 28, 2013

Varias veces me he preguntado cómo hacer que la Josefina y Martín sean deportistas si ni yo ni Pancho lo somos. Claramente, si no es algo que vean como cercano, no les llamará la atención ni lo conocerán. Por suerte vivimos al frente de un parque y vemos mucha gente haciendo deporte y así, aunque no es directamente, le cuento a la Josefina que lo que hacen esas personas es bueno y que ojalá ella lo haga también.

la foto (3)Pero hace algunos días, en pro de mi familia, y bueno en beneficio mio también (harto bien que le viene el deporte a una madre después de dos guaguas) me decidí a hacer ejercicio. Me vestí con mi mejor pinta sport y salí a trotar. El efecto fue inmediato. La Josefina me vio vestida distinta y no paró de decirme que quería salir conmigo y con sus zapatillas. Días después tuve que sacarla y juntas hicimos deporte.

La verdad es que no he sido muy constantes, pero la Josefina le cuenta a todos que su mamá y ella son deportistas y yo feliz. Pero más allá de la broma, lo que sí me queda de esta anécdota es que definitivamente el ejemplo cercano es lo más potente para lograr un hábito o una conducta. Así que, a hacer ejercicio si quiero una familia deportista.

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *