Guagua de invierno

Guagua de invierno

Paula | Publicado en septiembre 3, 2013

la foto (27)En general si uno planifica una guagua y se pone exquisita, lo ideal es que ésta nazca entre septiembre y noviembre. En septiembre ya pasó el crudo invierno y hasta noviembre el clima es exquisito. Si nace en diciembre, igual feliz, pero ojalá no tan al final para que no calce con las fiestas y no sea tan colapsante la fecha. En fin…todo eso si resulta la planificación y en definitiva si Dios quiere. Pero nosotros tuvimos a Martín en marzo, y aunque teníamos miedo de que fuera chico en invierno, hasta el momento no se ha enfermado y hoy, casi 6 meses después puedo decir algunas ventajas de tener una guagua en marzo:

1) El post natal coincide con el invierno y uno está en la casa por si se enferman y eso no tiene precio. Martín no se ha enfermado, pero la Josefina sí y por suerte he podido estar con ella sin estar estresada por faltar a la pega.

2) En general los primeros meses uno no se mueve tanto, y estar en la casa dando papa cada 3-4 horas, no importa tanto si está lindo o feo afuera.

3) La guagua de marzo llega al verano un poco más grande, lo que es rico para los días de calor. Ya pueden usar factor y pasear con un lindo gorrito.

4) Para el próximo invierno ya tendrán un año!

En definitiva todas estas ventajas se ven si la guagua pasó el invierno bien, porque sino, tener guagua de invierno no es ninguna gracia (ojalá no se enferme Martín ahora, toco madera!!).

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *