El mejor juego: los “charcos”

El mejor juego: los “charcos”

Paula | Publicado en septiembre 23, 2013

charcos

Llegó septiembre con sus vacaciones y nosotros partimos al sur después de casi un año sin haber ido (mientras esperaba a Martín no podía alejarme de Santiago por si nacía). Y por fin volvimos al campo, en una de sus épocas más lindas, donde todo está verde y empezando a florecer.

La Josefina no podía más de felicidad, estuvo la semana entera preguntando cuándo iríamos al campo hasta que llegó el día. Ya en el camino miraba todo lo que le prometimos: vacas, caballos, chanchos y gallinas, pero lo que no le dijimos, y miraba asombrada, y en definitiva fue lo que más le gustó: las miles de pozas que habían, de todos portes, grandes y chicas y que ahora ella las bautizó como “charcos” (influencia de Peppa Pig).

Apenas llegamos se juntó con sus primos y todos con las botas de agua puestas salieron a jugar a los charcos. “No se mojen, no salten, no se ensucien”, gritaba yo como una loca, hasta que me acordé todo lo que me gustaba a mí caminar con botas de goma sobre las pozas. En realidad, ¿qué importa que se ensucien? Da lo mismo. Así que me relajé y bueno también lavé mucha ropa, pero disfruté viendo cómo gozaban con un siemple “charco”.

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *