Sacar los pañales y no morir en el intento

Sacar los pañales y no morir en el intento

Javiera | Publicado en septiembre 16, 2013

la foto (51)La Clara amaneció un día sin haberse hecho pipí en la noche, por lo que ella decidió que no quería usar más pañales. Un poco nerviosa la mandé al jardín con calzones y para mi sorpresa anduvo muy bien todo el día. Pasó como dos días sin hacer caca y se hizo pipí como 4 veces, y ya lleva hasta dos noches amaneciendo sequita.

No canto victoria aún, pero creo que será fácil sacarle los pañales. ¿Porqué? Siempre tuve mucha miedo de lo difícil que esto sería, así que preguntando un poco me dieron ciertos tips que al parecer me fueron útiles:

1. No sacárselos por que cumplió 2 años. Cada niño tiene sus ritmos y sus procesos, y hay que saber reconocerlos y respetarlos. Nunca hay que forzarlo porque puede ser traumático y demorar más el proceso.

2. El control de esfínter depende de 3 factores: la maduración biológica, un factor emocional y de cómo se lo enseñamos. Debemos saber conjugar y leer los signos de los 3.

3. Que le moleste andar con los pañales sucios, que sepa reconocer si está seca o mojada.

4. Tiene que saber cuándo tiene ganas de hacer pipí.

5. Que sea capaz de bajarse y subirse sola los pantalones.

6. Mostrarle el baño como un lugar común. Que nos vean que hacemos pipí como algo natural, parte de la rutina.

7. Tener preparado el baño con tiempo para que se familiarice: la pelela, el adaptador de WC, etc.

Y ahora, para que funcione lo que me han aconsejado es:

1. Felicitarlo mucho mucho mucho por hacer pipí o caca en el baño. Dar mucho refuerzo positivo.

2. Hacer un calendario con estrellitas y cuando junte cierta cantidad darle un premio, así tiene una motivación.

3. NUNCA retarlo ni castigarlo cuando se haga caca o pipí. Decirle que para la próxima se acuerde de avisar.

4. NUNCA ridiculizarlo si se hizo frente de alguien.

Ir al baño solos es todo un hito en la vida de los niños y por eso hay que ser muy pacientes, respetarlos, y sobre todo, que siempre se sientan queridos, que sus padres estamos muy orgullosos de ellos. Esa es la clave!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *