Yo voto por la VIDA

Yo voto por la VIDA

Javiera | Publicado en agosto 3, 2013

14962664 - Paula Elizalde y su hija recién recién nacido - 03_03_2011 - 23.00.25Los que tenemos la suerte de ser papás, sabemos lo bendecidos que somos de tener un hijo. Es cierto que nos cambia la vida, que dormimos menos y nos estresamos más, pero todo vale la pena por una sola sonrisa, por verlos crecer, aprender, jugar…

Desde que me quedé esperando a la Clara, durante todo el embarazo, el parto y durante mi maternidad, he agradecido a Dios de no vivir esto sola, de tener un marido, un papá de mi hija que me acompañe y ayude, porque realmente hacerlo sola debe ser muy difícil. Por eso admiro a todas las madres que deciden serlo solas.

En el último tiempo hemos visto cómo el aborto se está poniendo sobre el tapete, lo cual creo que está muy bien, nada mejor que hablar de los temas y nada peor que lo tabú, sin embargo, poco he visto a las personas sacar la voz por la vida. (La Catedral tuvo que ser atacada para que los católicos se pronunciaran).

Tras el terrible caso de Belén, todo Chile se estremeció: embarazada a los 11 años producto de una violación. Es cierto que esa niña no está psicológicamente preparada para ser mamá, pero también es cierto que esa pobre guagua es inocente y no tiene la culpa de lo que ocurrió, y no está preparada para morir, sino para nacer. Estoy segura que para Belén sería mucho más traumático vivir sabiendo que mató a su hijo, que sabiendo que su hijo está siendo cuidado por otra familia.

El aborto, y no le pongamos apellidos, es un crimen terrible, que algún día nos daremos cuenta del tremendo genocidio que la humanidad ha cometido. Así como alegan por los “derechos de la madre”, quién saca la voz por esa guagua que solo pide el “derecho a vivir”.

En este país la conversación está muy errada: “El aborto se hace en muchos lugares y las personas con pocos recursos ponen en riesgo su vida, hay que legalizarlo”… pero por favor!, si el aborto es un asesinato, la conversación debería ser: “El aborto se hace en muchos lugares, busquemos dónde y detengámoslo”.

Si se aprueba una ley de aborto para casos de mujeres violadas, estamos dejando cancha abierta para los violadores, los que en su mayoría pertenecen al entorno social de las víctimas, son familiares directos o cercanos o mantienen una relación con sus familias.  Por eso, estos perturbados tendrían una consecuencia menos con la que cargar y violar sería más fácil para ellos. Si quieren legislar sobre esto, démosle pena de muerte a los violadores. En esa lógica, si se quiere asesinar que sea a un culpable no a un inocente.

Creo que NUNCA la muerte es la solución a un problema, ni con la pena de muerte ni con el aborto. Creo en la vida como principio fundamental de una sociedad sana. Creo en buscar los mecanismos para proteger a las familias, de penalizar fuertemente a los abusadores, de cuidar y dar toda la ayuda a las madres embarazadas y buscar todos los medios para apoyarlas si deciden tener a su hijo, y también si deciden darlo en adopción.

Que no nos pasen gato por liebre, abortar es un crimen y esas pobres guaguitas no tienen voz para organizar marchas ni movilizaciones para que las dejen vivir. Seamos nosotros esas voces que con fuerza y convicción nos la juguemos por la vida, por esos pequeños que pueden llegar a ser la bendición de otros papás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *