Mi primera eco

Mi primera eco

Ximena | Publicado en junio 24, 2013

ImagenApenas supe por primera vez que esperaba guagua lo único que quería era tener mi primera ecografía para saber a ciencia cierta que lo que estaba pasando era real.

Obvio que ilusamente me imaginaba ese momento como en las películas: me subía un poquito la polera, me echaban un gel en la guata, yo decía que estaba frío, el doctor sonreía, aparecía la guagua, todos reían y empezaba a sonar una música emotiva de fondo. A mi nadie me lo dijo asíque les es advierto: no es así!

La realidad en mi caso fue la siguiente. Entré a una pieza oscura que era la sala de ecografías, me pasaron una sabanita color damasco de dudosa higiene y me dijeron -se saca todo para abajo-.

¿Para abajo todo? ¿De qué me esta hablando? ¿Qué va a pasar? Rápido  un chequeo mental para ver la dignidad de las piernas…pero no hay espacio para la discusión. Con la esperanza de que cambie de opinión pongo cara de cordero degollado y digo:

– ¿¡Doctor no vine preparada?!

-Te aseguro que he visto cosas peores. 

Ante esa respuesta no queda más que seguir instrucciones. Me acuesto en la camilla y veo como el doctor toma una especie de lápiz para gigantes y me lo acerca, adios gel en la guata y sonrisa simpática.

La escena no es nada de emotiva, pero antes de que lo alcance a procesar aparece una semilla en la pantalla y se escucha “pum pum pum pum”, es mi guagua y su corazón. El doctor y la enfermera tratan de echar a perder el momento con comentarios como “mira tu bebe” o “estas preñada cabrita” pero yo, como en las películas, solo escucho la música de fondo.

Xime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *