Gordo feliz = mamá feliz

Gordo feliz = mamá feliz

Paula | Publicado en junio 20, 2013

la fotoMartín, mi segunda guagua tiene 3 meses y pesa 7,4 kilos y mide 64 centímetros, es grande y gordo y yo estoy feliz.

Después de sufrir esperando que la Josefina engordara y de tener que controlarla cada semana para ver si subía de peso (todo acentuado por su soplo al corazón), ahora estoy feliz con una guagua gorda. No me importa que quiera tomar papa cada dos horas, que me despierte en la noche porque tiene hambre y que al mudarlo tenga que bañarlo en hipoglós para cuidar sus pliegues exquistos, todo eso vale la pena porque está gordito y de pura papa materna.

Lo bueno de todo esto es que los miedos se derriban. Ahora me doy cuenta que la Josefina además de no engordar por su soplo, tampoco era hambrienta y no lo es hasta hoy, la comida no es tema para ella (lo que a veces se agradece) y come bien y a sus horas y seguro que de guagua tenía un poco de eso. En ese entonces, para lograr que ella engordara, me tuve que sacar papa y darle además relleno y así empezó a subir de peso. Por eso siempre quedé con la duda de si era mi papa la que efectivamente no la engordaba y hoy me tiene feliz saber que Martín, es gordo y solamente ha tomado de mi papa.

Conclusión: a no rendirnos con la leche materna, si una vez nos fue mal, no quiere decir que con todas las guaguas será igual!

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *