… y la Dominga?

María Paz | Publicado en mayo 19, 2013

El jueves tipo 17:15 estaba en la oficina y me suena el celular, Cristián me estaba llamando. Le respondo y sin decirme ni hola me pregunta “María Paz ¿y la Dominga?” Yo le digo, ¿Qué pasa con la Dominga? Y me dice: “Me llamaron del jardín que no la han ido a buscar”.  No había alcanzado de terminar la frase cuando estaba apagando el computador y pescando mi cartera para irme corriendo a buscarla.

Ese día la Dominga tenía clases de ballet, por lo que almorzó en el Jardín de manera de quedarse ahí hasta las 15:00 que empezaban las clases. Después de la hora de clases generalmente la va a buscar mi mamá y la lleva a mi casa, pero ese jueves estaba en el campo y a mí se me olvidó que era yo quien la tenía que ir a buscar.

Obviamente el camino al Jardín Infantil se me hizo eterno, e iba pensando que era la peor mamá del mundo. Me imaginaba a la Dominga llorando, muerta de sueño, de hambre y de frío… Pero  grata fue mi sorpresa cuando entré corriendo al jardín y la vi feliz jugando en el patio. Me vio y corrió a mis brazos, no paraba de hablar y de mostrarme a sus amigos, estaba gozando. La tía del Jardín me dijo que se había portado increíble, que habían jugado todo el rato y que ni se había dado cuenta de que no la había ido a buscar.  Tan bien lo pasó que me sugirió que la deje todos los jueves hasta las 17:30.

A pesar de que muchos me han comentado que les ha pasado lo mismo, el cargo de conciencia fue enorme. Espero que nunca más me vuelva a pasar.

María Paz

1 Comentario

  1. Vero Silva 19.05.2013 - 01:39

    Que pena!!! Debe ser atroz pero menos mal que no estaba sufriendo sola afuera del jardín muerta de frío jaja, no se dió cuenta! Besos!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *