Etapas

María Paz | Publicado en mayo 8, 2013

Hoy día iba en la mañana en el auto camino al trabajo y escuche un reclam de Nesquik donde decían: “ …Esta es la mejor etapa de tu hijo, disfrútala”. Y me puse a pensar en mis niños.

La verdad es que cada una de las etapas de una guagua y un niño son muy lindas y muy distintas entre sí. Tienen sus cosas entretenidas, sus gracias, aprendizajes y descubrimientos, pero también tienen sus momentos agotadores, en los que se requiere de mucha paciencia y atención.

Santiago cumplió ayer siete meses, y entró en una etapa que para mi gusto es de las favoritas. Ya se sienta solito, se entretiene con cualquier cosa, se ríe todo el rato, reconoce a las personas, estira los brazos cuando quiere que lo tomen y está mucho más activo. Dejó ser la guagüita que hay que tener en brazos o en el coche y ahora se queda feliz sentadito en cualquier parte con unos juguetes. Y por otro lado aún no es el niño inquieto que hay que estar persiguiendo por qué se va caminando a gateando de un lado a otro. Obviamente hay que estar todo el rato mirándolo y cuidándolo, especialmente vigilar todo lo que se echa a la boca, ya que lo que se le cruza por el frente lo chupa, pero cada vez empieza a ser menos dependiente.

He disfrutado cada una de las etapas de la vida de Santiago y gracias a Dios toda ha salido bien. No podría decir cuando termina una etapa y empieza la otra, pero si puedo decir que las he aprovechado al máximo.

María Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *