Mejor afuera que adentro

María Paz | Publicado en diciembre 4, 2012

Sacar flatitos es toda una ciencia, con mi hija Dominga fue todo un tema, podía estar largos ratos intentándolo sin obtener resultados. Hoy con mi segundo hijo la historia se repite, ya que por más que pensé que sería más fácil debido a la experiencia, me doy cuenta que es un don que no tengo.

Sin embargo, no me doy por vencida y cada vez que Santiago toma su papa, ahí estoy intentándolo de nuevo, ya que como en la película Shrek dicen, ”mejor afuera que adentro”.

Cada persona tiene su técnica, están quienes dan golpecitos en el potito, los que hacen un masaje circular, los que persiguen el flatito buscando un sonido hueco por la espalda, los que dan golpecitos de abajo hacia arriba, los que sientan a la guagua, etc. Hay quienes tienen mano de monja y al ver que una guagua está intranquila, la toman y con un par de golpecitos dan fin al molestar.

Si no logro sacarle bien los flatitos a Santiago, lo que ocurre con mucha frecuencia, es que queda muy incómodo después de la papa, por lo que llora cuando lo dejo en su sillita nido o en su cunita y muchas veces vomita, por lo que me da mucho susto que se ahogue y tengo que estar todo el rato pendiente. Además al vomitar tanto ensucia mucha ropa y tutos, y al final del día ya no tengo qué ponerle.

Una amiga me recomendó tomar agua de Anís, es una hierba que se compra en la farmacia y se toma como jugo o tecito, lo que ayuda que la guagua suelte mejor los gases. Se muelen 8 gramos de semillas de Anís en un litro de agua hirviendo y se toma 4 vasos al día. Me pareció raro ya que nunca lo había escuchado, pero como buen usuario de la tecnología lo busqué en Google y efectivamente sale que alivia los gases y cólicos, por lo que no pierdo nada en probar.

María Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *