Viaje de 8 horas…

Viaje de 8 horas…

Paula | Publicado en noviembre 9, 2012

El fin de semana largo pasado decidimos, heroicamente, porque tampoco eran tantos días, ir al sur. Aunque cuesta partir por lo largo del viaje debo decir que siempre vale la pena, llegar ver todo tan lindo, en fin…da para otro post.

El tema es el viaje, de más de 2 horas, con niños. La Josefina ya tiene 1 año 9, ya sabe lo que quiere, y para ella estar 8 horas sentadas es un real suplicio. No era primera vez que lo hacíamos, así que ya tenía algunas técnicas.

Partimos el miércoles tipo 5 de la tarde, ese día traté de que su siesta fuera bien temprano, y que no durmiera mucho para que fuera más o menos cansada y dio resultado.  Se subió al auto, feliz, ya había corrido harto en el día así que un rato de auto, no era terrible. Además iba con nosotros la abuela, toda una novedad. Las dos primeras horas jugó, se rió hasta que se quedó profundamente dormida. Ahí aprovechamos de andar lo más posible, jamás parar mientras duerme aunque nosotros estemos muertos de hambre o de ganas de ir al baño jaja, hay que aprovechar. Para lograr eso es demasiado importante llevar pic nic, sino serían muchas paradas y se haría más largo el viaje.

Otra cosa importante es estar preparado tanto para una papa de leche o para una comida. Llevar agua caliente y comida para calentar. Esta vez se portó tan bien, no quería ni bajarse así que le dimos una leche. Además había picoteado del pic nic, ya estaba llenita. Tipo 10 de la noche paramos por necesidad y se despertó, y ahí aprovechamos de mudarla para continuar el viaje. Ella corrió, caminó y saltó y quedó lista para seguir durmiendo.

Si la ida fue increíble, la vuelta todo lo contrario. Partimos a las 9 de la mañana desde el sur, justo cuando ella ya estaba despierta, vestida y con ganas de jugar, la subimos al auto, todo mal. Media hora simpática y después aburrida. Ahí empieza el desfile de entretención: lápices para que dibuje, película, celulares, Ipads, la abuela cantando, las guaguas, etc. Algo se entretiene y se ríe. Pero sigue tratando de salirse de su silla, e insiste en el “apa mamá”, “apa papá”, para que la tomemos. Una pena, pero tenemos que seguir. Después de unas horas cae dormida y por un largo rato.

Finalmente y después de que despertó y ya no aguantó más el auto, paramos, comimos helado, ella se subió a los juegos de la Copec, y muerta de rabia volvió nuevamente al auto. Ya quedaba menos.

En resumen, dos viajes de 8 horas,  y una parada por viaje, nada de mal. ¿La técnica? Llevar comida, juegos, música y cuando duerma jamás parar!!

Paula

1 Comentario

  1. Tini Verdugo 13.11.2012 - 20:50

    Seca Paula!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *