“No queye agua”

“No queye agua”

Javiera | Publicado en noviembre 24, 2012

Así como la Domi está en la etapa del NO, mi Clara lleva 2 semanas en la de “no queye agua”. La Paula hace un tiempo escribió que a la Jose le había pasado, la Clara había tenido episodios así, pero esta vez es diferente: no es maña, es miedo.

Bañarla es casi imposible, solo lo logro hacer con ella llorando a mares, no de pataleta, sino angustiada, y para que no sea tanta la tortura, la mojo rapidito para sacarle la mugre del día… y el pelo ni decir, le toca lavado una vez a la semana porque eso si que la descompone.

He intentado varias cosas: bañarme con ella, llenarle la tina de pelotas, meterle todo tipo de juguetes, bañarla con traje de baño (su piscinita si que ama) sin obtener resultados…

La ducha siempre había sido un ítem que le encantaba, lloraba cuando la sacaba. Creo que los comportamientos de los niños desde cierta edad tienen un motivo y mi teoría en este caso, es que hizo una extraña asociación mental, que para mi no tiene ningún sentido, pero en la mente de ellos todo puede ser y es la única explicación que tengo:

  1. Todo partió el día en que supo que su primo Nico (6 meses mayor que ella y gran amigo) se había sacado los pañales y usaba el baño de grandes. Desde ese mismo día, el baño, es una sala del terror para ella.
  2. Cada vez que le saco la ropa para bañarla me dice “no quite pañal” y ahí comienza el llanto.
  3. No quiere que le saque los pañales por que un día que fue a andar en burro, el animal se hizo pipí con ella encima y casi muere del susto. Cometí el error de decirle que el burro no tenía pañal por eso se hizo pipí.

Puede sonar una locura, pero lo único que se me ocurre es que asocia el baño con que le sacaré los pañales y no quiere por que se hará pipí como el burro, lo que le da susto.

La verdad es que no tengo otra explicación para este fenómeno y agradecería si alguien pudiera, primero decirme si le ha pasado y es muy tonto lo que estoy diciendo, y segundo, decirme qué hacer para volver a hacer que la ducha sea una hora feliz para ella. GRACIAS!

Javiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *