Ecografías

Ecografías

Javiera | Publicado en noviembre 27, 2012

No se si a todas les pasará, pero no hay nada más nervioso que la espera a las ecografías… Por una parte está la ansiedad de ver a la guagua (nada más emocionante), pero por otra, siempre da nervio lo que le puedan decir de cómo está.

Ayer tuvimos la última ecografía de la Agustina (la nueva integrante de la familia) y como siempre, yo estaba nerviosa…  (A Seba solo le produce emoción, no se si por que es más optimista o simplemente porque al no tenerla adentro es distinta la conexión).

Entras a la sala, te acuestas y el doctor empieza a decir puras palabras que no tienes idea qué significan: “perito-oxipital 18,1”, “meso-superior, 12” “3 vasos”, etc., y tu echada asumiendo que todo va bien… y la paz entra en uno cuando escuchas la palabra “normal” y te dice “muy bien, tu guagüita está súper bien”. Ahí empiezas a disfrutar cada segundo de la ecografa y das gracias a Dios por que todo va bien.

Es increíble escucharle el corazón, ver que desde la semana 8 ya está completo, se le ven hasta los brazitos, que desde la 18 ya puedes saber si es hombre o mujer con certeza (si es que se muestra claro), y ya más avanzadas las semanas, puedes ver cómo será su cara… todo un milagro ir viendo paso a paso como se forma dentro de uno, una vida!

Sé que hasta que no esté en mis brazos, siempre pueden haber cosas que la ecografía no detecte, no es infalible y no todo se ve, sin embargo, es una bendición ver que va creciendo aparentemente sanita… pero no por eso dejar de rezar que todo vaya bien, y de no ser así, tener la fuerza y el amor para saber enfrentar lo que pueda pasar. Por eso, siempre antes y después de las ecografías, no puedo parar de rezar a Dios por mi guagüita.

Javiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *