Doctor chapatín

Doctor chapatín

Ximena | Publicado en noviembre 28, 2012

ImagenA los tres meses, después de tres ecografías y un mes de negación por parte mía, me confirmaron que la Ximenita tenía displasia.

La displasia consiste en que le falta madurar a un hueso de la cadera, es un examen que antes no se hacía y la razón por las que muchas mujeres caminan un poco chuecas.

Es un principio la solución era que usara doble pañal, pero no fue suficiente y tuvo que terminar con correas. Ahora el gran problema, ¿dónde se mandan a hacer correas para la displasia en Valdivia?

El traumatólogo valdiviano que la atendió me dijo que no tenía idea, pero por suerte su secretaria fue más servicial y me pasó una tarjeta. Era un papel impreso a computador con la foto de un par de fierros estilo Forest Gump. Sin otro dato en mano, partimos.

Llegamos a un barrio semi dudoso sin numeración. En una casa tomaban té y en la otra le hacía tunning a un auto, optamos por el pan con mantequilla. Estábamos a punto de tocar el timbre cuando de una bodega sale un niño con unas correas y un señor igual a Mario Bros:  gordo, con bigote negro, huincha, estetoscopio y bata blanca, era el doctor chapatín.

– “Pasen a la consulta”- la consulta consistía en un closet: un espacio de dos por dos, con olor a humedad, una ampolleta colgando y calendarios del año 2009 de decoración. Contra la pared, una mesa con un pañal de guagua semi gastado.

Dejamos a la Ximenita en la mesa, le tomaron las medidas y a los dos minutos le puso unas correas que no la dejaban estirar las piernas.

Nos despedimos muy seriamente del doctor, pero en el auto explotamos de la risa, Asumiendo que las correas están OK partimos de vuelta.

Ahí comenzó una relación de odio con andar amarrada y las piernas abiertas como sapito. Si estaba con correa había que tenerla en brazos o lloraba. Y así estuvimos hasta casi los 9 meses, cuando finalmente, gracias al doctor chapatín, la dieron de alta.

Como conclusión una situación un poco triste y que nos hizo sufrir bastante terminó siendo una anécdota y la oportunidad de conocer al Mario Bros valdiviano.

Xime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *