Mitos y realidades

Mitos y realidades

Ximena | Publicado en septiembre 6, 2012

ImagenComo muchas mujeres han esperado guagua está lleno de mitos y creencias al respecto. Cada una tiene su propia teoría: si la guata es paradita es hombre y si te sientes mal es mujer…cuando se espera guagua hay que comer por dos…después del tercer mes te sientes mejor que nunca, etc… Lo cierto es que cada embarazo es diferente y a continuación les dejo un par de mitos que me ha tocado desmentir en carne propia.

Esperando guaguas puedes comer todo lo que quieras: falso
Si alguien pensaba que mientras esperas guagua podías comer como loca sin cargo de conciencia está muy equivocada, el control del peso es más exigente que nunca. Además hasta el mes 5 sólo te ves gordita y bueno, olvidarse de la cintura porque pasó a mejor vida hasta que por lo menos la guagua tenga unos 3 meses.

Te tratan con delicadeza: falso
Cada vez que he esperado guagua no han sido pocas las veces que me he sentido discriminada con frases como: “todas las mujeres han esperado guagua, no puede ser tan difícil”, “otra vez nos trajiste un cachito” o “si usted es joven, haga la fila” usando las cajas exclusivas del supermercado.

Te vas a sentir muy linda: falso
Se dice que la mujer embarazada tiene una gracia especial, pero ese no es mi caso. Cuando me quedé esperando guagua me sentía ojerosa y con cara de agotamiento, entonces pensé – bueno esto de la hermosura no debe ser automático- pero la cosa empeoró. Después de las ojeras hasta los hombros vino la etapa de las espinillas, ni una gracia volver a la pubertad. Lo que sí es verdad es que cuando empieza a patear y uno siente que hay vida acompañando estos extraños cambios, la sensación es diferente, las espinillas tienen un sentido y uno se pone hasta feliz de tener que soportar a los invitados de piedra.

Eres alguien especial: verdadero
Esto sí que es verdad. La forma más fácil de comprobarlo es que cuentas con estacionamiento y cajas exclusivas en supermercados, te dan el asiento en la micro, más de alguien te pregunta cómo te has sentido y en la calle hay gente que te mira y sonríe.

Xime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *