La hora de la “guerra”

La hora de la “guerra”

Javiera | Publicado en septiembre 5, 2012

Desde hace un tiempo, todos los días, cuando se acercan las 18:30 hrs. y se viene la jornada “comida-baño-dormir”, mi guata se apreta por lo que está por venir…

Todos me celebran que la Clara coma sola, pero desde que eso pasó, comenzó la pesadilla. A ella le encanta comer, pero le gusta “shola“, como lo deja muy claro cada vez que alguien osa tratar de darle la comida. Acá parte la guerra con la primera batalla… Parte sentadita en su mesa comiendo sola, y yo nerviosa al lado rezando para que siga igual hasta el final y sea un día de suerte, dejando como consecuencia solo los escombros por su alrededor. Pero los días que esto no pasa, es una constante pelea para que no se pare, no escupa, no se ponga a llorar, no de vuelta la comida, retos vienen y van, (el hecho de que coma con la mano es el pelo de la cola), luchando para que el plato quede vacío pero porque comió. Cuando esto no pasa, la estrategia de “no hay postre” (su favorito) o de dejarla sin comer hasta el día siguiente no sirve de nada, le da lo mismo y claramente no ha aprendido.

Después viene el baño, le encanta, pero salirse… ufff, un escándalo! Ahí comienza la segunda batalla. Ésta tiene menos secuelas, solo nosotros mojados enteros y el desgaste de una pelea cuerpo a cuerpo con el “enemigo”.

Y cuando ya está limpiecita y lista para dormir, parte la batalla final…y la peor…hacerla dormir! Para tratar de que sea menos dura la pelea, la dejamos quedarse dormida en nuestra cama con uno de nosotros al lado mientras nos hace cariño en el pelo. Parece que lo logramos, nos paramos de su lado y aparece en la salita “queye mono”. Ahí se va a su cuna y parte el escándalo… la dejamos llorar pero a los 15 minutos los gritos, ahogos, ataques de tos, y golpes contra los barrotes, nos hacen sacarla y partir nuevamente una rutina… cuentos, se para, cuna, escándalo, etc. Así pasamos 2 horas hasta que sola dice “tuto lala (ella) allá” (indicándonos dónde quiere quedarse dormida), la llevamos (ya sea a su cuna, nuestra pieza o en la misma salita), y se queda profundamente dormida (generalmente hasta el día siguiente)…

A las 22:30 por fin se acaba la guerra y llega la paz… bendito tiempo de paz!

Mi gran duda es ¿es normal parte de una etapa, la edad o simplemente su personalidad?

Javiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *