El Amén en todo

El Amén en todo

María Paz | Publicado en septiembre 8, 2012

Mi mamá y mis hermanas me dicen que le hago”el amén en todo” a mi hija. Que ella me pide que la acompañe a algún lado (con gestos ya que todavía no habla mucho) y yo me paro y la acompaño, si me pide que juegue con ella yo voy a jugar con ella, si me pide que baile con ella, yo bailo, etc. Pero yo me pregunto, ¿qué tiene esto de malo? Si lo puedo hacer y la voy a hacer feliz, ¿por qué no hacerlo?
Esto no quiere decir que la vaya a malcriar, y dejar que haga lo que quiera a la hora de la comida, de bañarse, de mudarse, de dormir, etc. Es sólo acompañarla, en la medida que pueda, en sus juegos y actividades.
Mucho más fácil sería para mí que se entretuviera sola o que se quedara viendo una película para poder estar tranquila o poder hacer las cosas que a mí me gustan, pero pienso en lo contenta que se pone cuando le muestro un libro y voy nombrando uno por uno los dibujos de cada página, o bailamos alguna canción, o jugamos a las tacitas, además es muy difícil negarse a hacer lo que ella “quiere”.
Espero estar haciéndolo bien y que después tenga la energía para hacer lo mismo con la guagua que está por nacer.

María Paz

1 Comentario

  1. javieralv 11.09.2012 - 13:39

    Toda la razón María Paz. Si tu tienes el ánimo de hacerlo y no la estás malcriando no hay nada negativo, sino al contrario, todo positivo en que juegues con ella. Tendrán miles de recuerdos juntas y para ella es muy importante saber que cuenta contigo. tal vez algunas personas te dicen lo contrario porque para ellas es fome acompañar a los niños y no tienen ni el tiempo ni la paciencia para hacerlo… y bien por ellos, pero que no te desanimen a ti!

    |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *