El Delegar

El Delegar

Paula | Publicado en agosto 21, 2012

Dando de comer

Tengo la suerte de trabajar medio día y tener una persona que cuida a mi guagua (ya no tiene mucho de guagua, tiene 1 año y medio) y que me ayuda con las cosas de la casa. Como llego tipo 2 p.m. de vuelta de la pega, el resto del día yo estoy con mi hija, y ella se dedica a terminar de ordenar, preparar comidas, planchar, etc. (la amo!).

Pero como madre trabajadora, vivo con el dilema de que si en la mañana no estoy con ella, en la tarde no debiera despegarme de ella, y si llego a hacerlo, es por poco rato. En realidad me gusta estar con ella, pero a veces es rico un café con amigas solas, por ejemplo, pero de todas maneras agradezco la posibilidad de poder estar con ella todas las tardes.

El punto es que desde hace una semana empecé a delegar y he descubierto media horita para mi que adoro!! Como yo me encargo de mi guagua en las tardes, eso implicaba todo, entretener, mudar, dar papas, comidas, bañar y hacer dormir obviamente. Pero desde la semana pasada que decidí que la persona que la cuida le de la comida ya que come mucho mejor con ella y en verdad, a mi no me gusta mucho dársela, entre que se demora, se distrae, juega etc. Y desde hace una semana que soy más feliz! jaja. ¿Será para tanto? es que era el estrés del día, todo el resto lo hago feliz, me encanta bañarla y hacerla dormir no es problema, además a esa hora ya llega el mejor papá, así que entre los dos es más fácil, pero dar la comida, una lata!! Y ahora que la delego, disfruto ese ratito leyendo, viendo Pobre Rico o lo que sea!! Y soy feliz cuando ya terminó y se comió todo!! Y de lejos ni si quiera la escucho alegar. La duda es si realmente se come todo, y por eso me preocupo de pasar disimuladamente y ver cómo va y así constatar de que todo esté bien… además no está flaca así que todo bien!!

Amo delegar!!!!

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *